Mansuy, Corral y los deberes

En la edición de su diario del martes, Daniel Mansuy y Hernán Corral hacen alusión a la polémica desatada por la entrevista a Sergio Micco. Independientemente de la polémica central —en la que coincido con ambos—, Mansuy y Corral difieren de manera nítida en cómo calificar a ese mundo donde no existen deberes y es imposible vivir en comunidad.

Hernán Corral lo califica de manera correcta, como ‘egoísmo’, siguiendo explícitamente a Ortega y Gasset y a su idea de deshumanización. Daniel Mansuy, en cambio, culpa de este caos al ‘despliegue de algunas formas de liberalismo’. Simplemente no existe ninguna ‘forma de liberalismo’ que permita y defienda ese estilo de vida del todos contra todos. El respeto por el otro, y los deberes que esto conlleva, no sufre matiz alguno de degradación en ninguna corriente del liberalismo. Es este, por lo demás, el que estableció la importancia de los derechos humanos, al considerarnos a todos iguales en dignidad, independientemente del género, raza o clase social. Nos liberó así de los más diferentes sometimientos civiles y religiosos —basados en desigualdades explícitas de dignidad humana— permitiendo humanizarnos. El liberalismo —y repito, en cualquiera de sus formas— nos liberó para cooperar y vivir pacíficamente en comunidad.

En estas épocas de desastroso nivel y extrema mala fe en el debate público —como efectivamente ocurrió con la entrevista de Sergio Micco—, volver majaderamente a fabricar estos monos de paja no contribuye en nada a iluminar nuestros reales problemas que como sociedad todavía nos quedan por solucionar.

.

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: