Inicio » Columnas » Pájaros y política
Pájaros y política Publicado en La Segunda, 13.12.2017

Pájaros y política

Con la llegada de la primavera empiezan a llegar fotos a mi Whatsapp con diferentes especies de pájaros. Mis amistades, que saben de mis conocimientos de pajarólogo amateur, me las mandan para que les diga qué especies son. La tecnología, y una sana moda actual, al parecer, han ayudado a aumentar la curiosidad por nuestra fauna.

Entre todas las especies que me llegan, dos pájaros son los que más se repiten porque llaman la atención: los mirlos y las raras. Los mirlos, porque aparecen persiguiendo y siendo alimentados, como guaguas, por unas madres de mucho menor tamaño y, además, de otra especie, por lo general chincoles. Eso ocurre porque las hembras depositan sus huevos, silenciosamente, en los nidos de los chincoles, quienes luego los empollan sin saberlo. El resultado es que estos últimos terminan criando a unos pájaros de otra especie, entregándonos el fascinante espectáculo de ver a hijos gigantes persiguiendo a madres enanas, y diferentes. Parásitos de tomo y lomo que me hacen recordar a los políticos que salen elegidos para luego renunciar a sus partidos (entiendo que, afortunadamente, ninguno de ellos salió reelegido en esta vuelta).

Las raras, haciendo honor a su nombre, llaman la atención por otra razón: están constantemente chocando contra las ventanas o espejos, especialmente los de los autos. Chocan y picotean agresivamente estos vidrios porque se reflejan ellas mismas y creen que están siendo amenazadas, invadidas. Son tan territoriales que algunas incluso terminan destruyendo sus cráneos. Sus deseos de proteger el territorio las hacen actuar, entonces, de forma más parecida a los humanos que a los animales.

Bertrand Russell dijo que había ciertos deseos que son cruciales para la política y que, entre estos, algunos se vuelven especialmente importantes porque los humanos nunca logran satisfacerlos: codicia, rivalidad, vanidad y amor al poder. Serían algo así como «deseos infinitos». Por ejemplo, en una lucha real por territorio entre unas raras, la vencedora se quedaría tranquila y satisfecha —cual boa constrictor— luego de echar a su rival, a diferencia de los humanos, que siempre querrían más´¾como hacer crecer interminablemente su imperio, político o empresarial¾. Y esto, dice Russell, puede volverse todavía aún más grave porque, entre todos estos deseos infinitos, desgraciadamente la codicia no es el más intenso o importante. Que esta última pueda ser dominada, por ejemplo, por la rivalidad, explica el por qué «muchos hombres quedarían felices en la pobreza (o suicidándose como las raras humanizadas), siempre y cuando puedan asegurar el completo arruinamiento de sus rivales. De ahí también el actual nivel de impuestos».

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

ÚLTIMAS OPINIONES

Una revolución con más vino tinto que empanadas

La salmonicultura enfrentando problemas medioambientales y de seguridad. La minería, un royalty que la deja fuera de competencia. La salud, […]

Publicado en La Segunda, 13.12.2017
Una revolución con más vino tinto que empanadas

Misma retórica

Señor director  El año 2021, el Partido Comunista, el disuelto Partido Igualdad, el Movimiento del Socialismo Allendista, Izquierda Libertaria, Ukamau […]

Publicado en La Segunda, 13.12.2017
Misma retórica

Después del once

A todo día de celebración le sigue uno donde nos vemos obligados a ordenar el desconcierto que dejó la fiesta. […]

Publicado en La Segunda, 13.12.2017
Después del once

VIDEO DESTACADO

«El progreso es imposible sin cambio, y aquellos
que no pueden cambiar sus mentes,
no pueden cambiar nada.»

Súmate a la FPP

¡ Chatea con nosotros !