Inicio » Columnas » Nada fuera del Estado
Nada fuera del Estado Publicado en Diario Financiero, 20.04.2023

Nada fuera del Estado

imagen autor Autor: Axel Kaiser

Es porque la izquierda –y cierta derecha-desconfían radicalmente del ser humano y de su capacidad para hacer el bien, incluso a sí mismo, que quieren amarrarlo con cadenas de hierro al poder del Estado, obligándolo por la fuerza a hacer el bien a otros. Dejadas solas, nos dicen los antiliberales, las personas sólo perseguirán su propio interés llevando a una erosión de los lazos comunitarios.

Por eso el Estado debe salvarnos de nuestra propia inmoralidad garantizando el bien común, incluso en contra de nuestra voluntad. La solidaridad, que para los liberales como Adam Smith y Milton Friedman es parte de los impulsos más nobles del espíritu humano, para los socialistas de todos los partidos no se concibe fuera del Estado, dado el egoísmo que según ellos nos caracteriza. Por eso debe imponerse quitándoles a unos para darles a otros.

«La solidaridad, que para los liberales como Adam Smith y Milton Friedman es parte de los impulsos más nobles del espíritu humano, para los socialistas de todos los partidos no se concibe fuera del Estado, dado el egoísmo que según ellos nos caracteriza».

Los liberales creen que es al revés: los seres humanos perseguimos nuestro interés en relaciones de colaboración pacíficas y voluntarias con otros en eso que llamamos mercado, pero también buscamos hacer el bien al prójimo de manera desinteresada. De ahí que confiamos esencialmente en la sociedad civil para resolver los problemas de quienes necesitan, mientras en la izquierda y la derecha fascista creen que toda iniciativa ciudadana debe ser estatizada.

Giorgio Jackson, por ejemplo, afirmó hace años a propósito de la Teletón: «Yo dono hoy a la Teletón porque no existe una política que se haga cargo del tema, y me da vergüenza tener que hacerlo. Espero que en un par de años no sea necesario hacer este tipo de colecta por la salud de la gente, me niego a pensar que los derechos de las personas dependan de la caridad».

«Todo dentro del Estado, nada contra el Estado y nada fuera del Estado», dijo Benito Mussolini. ¿Acaso no es este el mismo espíritu que muestran Jackson y la izquierda? Y es que, si usted quiere aumentar el poder del Estado, como sin duda pretenden ellos, necesariamente debe desarrollar una teoría de la desconfianza en la libertad de las personas y su capacidad de resolver los problemas en el seno de la sociedad. Por eso, según las doctrinas colectivistas, el bien del pueblo solo se encarna en el Estado, es decir, en la autoridad que lo controla.

El gran economista francés del siglo XIX, Frédéric Bastiat, criticando ese tipo de estatolatría, escribió: «Se me acusa de ser un hombre sin corazón y sin entrañas, un filósofo rancio, un individualista, un burgués…¡Oh! Perdónenme, escritores sublimes, a los que nada detiene, ni las propias contradicciones... No pido nada mejor, estén seguros, de lo que ustedes ya han descubierto: un ser bienhechor e infatigable, llamado Estado… un ser que provee a todas nuestras necesidades, previene todos nuestros deseos, satisface todas nuestras curiosidades, endereza todos nuestros entuertos, repara todas nuestras faltas y nos dispensa de juicio, orden, previsión, prudencia, sagacidad, experiencia, orden, economía, templanza y actividad».

Fue el mismo Bastiat quien profetizaría el destino de explosiones sociales que asolaría de manera recurrente a Francia. Intoxicados por la adoración de ese ser llamado «Estado», predijo Bastiat, los franceses estaban condenados a rebelarse al ver frustradas sus fantásticas expectativas una y otra vez. En Chile no ha sido, ni será muy distinto.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

ÚLTIMAS OPINIONES

Carancho de Magallanes

El lunes, el presidente Boric no llegó a La Moneda. Teletrabajó. Y eso que en La Moneda hay piezas, frazadas, […]

Publicado en Diario Financiero, 20.04.2023
Carancho de Magallanes

Mirar al futuro, una prioridad país

Hace un año nos dejó Robert Lucas, premio Nobel de Economía 1995 y uno de los más brillantes economistas del […]

Publicado en Diario Financiero, 20.04.2023
Mirar al futuro, una prioridad país

La inexperiencia como justificación

Ante la polémica protagonizada por el Presidente Gabriel Boric, al llamar «coñetes» al mundo bancario, se hace necesario volver a […]

Publicado en Diario Financiero, 20.04.2023
La inexperiencia como justificación

«El progreso es imposible sin cambio, y aquellos
que no pueden cambiar sus mentes,
no pueden cambiar nada.»

Súmate a la FPP

¡ Chatea con nosotros !