Publicado el 29.06.2016

Brexit: una lección

Entre las varias lecciones que nos puede entregar el reciente referendum realizado en el Reino Unido, quizás la principal, y para nuestros políticos especialmente, es la actitud de David Cameron. El Primer Ministro, luego de proponer un referendum de tamaña importancia y simbolismo, reconoció inmediatamente su responsabilidad política al perderlo y renunció.
 
Además de felicitar y ofrecer cooperación a sus contrincantes, fue claro en prever que el Reino Unido necesita otro liderazgo para llevar adelante el nuevo y complejo proceso de integración laboral, comercial, financiera, educacional e incluso científica que se avecina.
 
La solución a nuestra crisis política nunca llegará si nuestras autoridades insisten en no reconocer sus errores u omisiones, y no reaccionan a la altura de sus cargos.
.
Las opiniones expresadas en la presente columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: