Inicio » Opinión » Atavismos autoritarios de izquierda y derecha
Atavismos autoritarios de izquierda y derecha Publicado en El Mostrador, 04.06.2023

Atavismos autoritarios de izquierda y derecha

imagen autor Autor: Jorge Gomez

La directora de Mori, Marta Lagos, plantea que hay un autoritarismo creciente en nuestro país que explicaría el auge en la valoración de la figura de Pinochet en el informe «Chile: la sombra de Pinochet». Esto, según la encuestadora denota el fracaso cultural de la izquierda al permitir que la democracia chilena se tiñera con esta «blandura» hacia la dictadura por parte de los adeptos a Pinochet y el asentamiento de criterios autoritarios en la sociedad chilena, lo que además explicaría el triunfo del partido Republicano en la elección del Consejo constitucional.

La tesis de Marta Lagos es muy discutible en varios sentidos. La primera pregunta que hay que hacerse es si la izquierda chilena efectivamente se desembarazó de criterios autoritarios. La respuesta es claramente no. La permanente condescendencia con la dictadura en Cuba, con el régimen chavista hasta bien avanzado el desastre en Venezuela e incluso las alusiones nostálgicas con la RDA, como las hechas por la propia Michelle Bachelet en 2015, denotan que las izquierdas tampoco asumieron una crítica total del autoritarismo. Quizás el primero en plantear algo así ha sido el presidente Gabriel Boric, quien no ha dudado en cuestionar la deriva dictatorial en Nicaragua y Venezuela. Pero es claro que eso no ocurre necesariamente a nivel ideológico en toda su coalición.

En segundo lugar, es importante considerar que en el caso de la izquierda surgida al alero del PC y el Frente Amplio se han dedicado por años a instalar la idea de que en Chile no hay una democracia verdadera y que toda la institucionalidad es una trampa destinada al abuso y un largo etc. Ello sin duda les sirvió de relato para justificar acciones directas fuera de los marcos institucionales habituales y para alzarse como los nuevos santos frente a una clase política desprestigiada, tal como se pavoneaba Giorgio Jackson hasta hace poco. También hay que decir que eso también ha alimentado el desdén ciudadano respecto a la propia institucionalidad democrática, sus contrapesos y equilibrios. Eso, aunque la desconfianza en los partidos políticos en gran medida se ha generado por las propias faltas de sus dirigentes, incluidos los que tiempo atrás presumían que iban a iluminar la política.

«Quizás, en ese sentido, el fracaso de la izquierda fue haber negado que lo que hemos tenido a partir de 1990 ha sido efectivamente una democracia, imperfecta, mejorable, pero democracia, al fin y al cabo, despertando con ello atavismos autoritarios».

En tercer lugar, y esto se relaciona con lo anterior, hay que preguntarse si la izquierda efectivamente ha rechazado la violencia como medio de acción política. Y la respuesta vuelve a ser dudosa, sobre todo si consideramos a la izquierda que hoy gobierna que creció al alero del vandalismo estudiantil, se mostraba más bien condescendiente con la violencia terrorista en La Araucanía (que llamaban Wallmapu) y se mostró exultante frente al desmadre vandálico de octubre de 2019. No hay que olvidar que el propio presidente validó las barricadas como medio de acción olvidando que estás en si implican actos de violencia.

Es una lección clásica que ahí donde se azuza la acción de la turba, donde no se respetan las normas, ni las leyes, ni las autoridades, no se fortalece la democracia, sino que se alimenta subterráneamente el deseo de los pueblos por un tirano que acabe con el imperio de la muchedumbre. Así, algo que parece obviar Marta Lagos en su análisis es que el autoritarismo que acusa ha sido, en parte, alimentado por la propia izquierda chilena. En ese sentido, hay que preguntarse si está la ciudadanía necesariamente contra la democracia o está en contra de la desprolijidad e irresponsabilidad políticas vistas en los últimos años. Están los ciudadanos contra la democracia o contra formas políticas desmesuradas como el identitarismo refundacional rechazado en septiembre del año pasado.

Podríamos decir que el fracaso de la izquierda fue vindicar la democracia sólo de forma instrumental. Es decir, de hacer lo mismo que le cuestiona a la derecha. O siguiendo lo planteado por la propia Marta Lagos, su fracaso radica en no haber promovido la ética de la democracia y en cambio haber promovido abierta o soterradamente la ética de la violencia revolucionaria bajo la idea de refundación. Quizás, en ese sentido, el fracaso de la izquierda fue haber negado que lo que hemos tenido a partir de 1990 ha sido efectivamente una democracia, imperfecta, mejorable, pero democracia, al fin y al cabo, despertando con ello atavismos autoritarios.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

ÚLTIMAS OPINIONES

Mirar al futuro, una prioridad país

Hace un año nos dejó Robert Lucas, premio Nobel de Economía 1995 y uno de los más brillantes economistas del […]

Publicado en El Mostrador, 04.06.2023
Mirar al futuro, una prioridad país

La inexperiencia como justificación

Ante la polémica protagonizada por el Presidente Gabriel Boric, al llamar «coñetes» al mundo bancario, se hace necesario volver a […]

Publicado en El Mostrador, 04.06.2023
La inexperiencia como justificación

Adam Smith: ¿magia o mano invisible?

Por: Pablo Paniagua y Jaime Santana En Chile tenemos un expresidente que pasó a la historia por una célebre frase […]

Publicado en El Mostrador, 04.06.2023
Adam Smith: ¿magia o mano invisible?

VIDEO DESTACADO

«El progreso es imposible sin cambio, y aquellos
que no pueden cambiar sus mentes,
no pueden cambiar nada.»

Súmate a la FPP

¡ Chatea con nosotros !