Inicio » Columnas » Mensaje presidencial: Sin impuestos no hay paraíso
Mensaje presidencial: Sin impuestos no hay paraíso Publicado en El Mercurio, 10.06.2023

Mensaje presidencial: Sin impuestos no hay paraíso

Sin subir impuestos no se podría financiar al Colectivo las Clitio, cuya política pública consiste en enseñar a encontrar el clítoris. La Ministra de la Mujer ha informado que este es un tema clave para la educación de los chilenos. Obvio, un país que ha sido incapaz de encontrar a los pirómanos del Metro o a los que quemaron los bosques, difícilmente encuentre cualquier otra cosa. Por eso este programa viene a llenar un vacío pedagógico lacerante para nuestro acervo cultural.

En su mensaje a la Nación, el presidente, ha informado que para cumplir su programa requiere subir impuestos de nuevo. No sería necesario disminuir la burocracia, eliminar ministerios (Chile tiene más que EE.UU) u organismos públicos de dudosa necesidad (Cochilco, INJUV, etc), bajar el número de diputados, suprimir programas mal evaluados o dejar de financiar «colectivos».

«Es hora que Chile deje de hablar de impuestos y hable de empleo, inversión y ajuste fiscal. Confiemos que nuestro líder espiritual recapacite y recuerde que en el paraíso no hay impuestos».

Y claro, sin subirlos no se podría financiar la donación de una casa fiscal a la Fundación Miguel Enríquez (MIR) para que «difunda su mensaje» tan alentador para unos como aterrador para otros. Tampoco se podría pagar más de 500 millones a encuestadoras para mejorar la aprobación al presidente.

Sin subir impuestos no podríamos financiar a la organizadora de los Panamericanos que no pudo rendir 55 mil millones de pesos ni explicar por qué -sin preguntarle a nadie- se subió el sueldo a más de 9 millones (un medallista ganará 3).  Ella, además de frenteamplista, era jugadora de balonmano. Alguien en el gobierno pensó que esa habilidad con las manos la calificaba para administrar fondos públicos.

Sin subir impuestos no se podrá cumplir con las promesas de condonar el CAE a los que no quieren pagar su educación, ni pagar la supuesta e incalculable «deuda» histórica del magisterio. Ambos suman algo así como 20 mil millones de dólares. Tampoco podríamos pagar los sueldos de 90 mil nuevos funcionarios, ni las pérdidas en ENAMI; tampoco los balones rosados, ni las pensiones vitalicias a la primera línea; ni etc…etc… Es tanta la estulticia estatal que en Talcahuano se necesita a la Defensora de la Niñez para proteger a los niños de los enviados del Ministerio de Educación.

Haga memoria y acuérdese que según la izquierda los problemas de Chile se solucionaban suprimiéndole a la FF.AA el 10% de Codelco. Después cobrando el royalty minero; después suprimiendo el FUT (eso era ahorro que se reinvertía); después subiendo el IVA (de 10 a 19%) y subiendo impuestos a las empresas (de 10 a 27%). Y así para nunca acabar ni nunca solucionar los malos servicios públicos. Hoy, el Estado ineficiente gasta más que lo que Chile entero producía el año 2000. Mientras tanto, el «fascista» presidente del Salvador Nayib Bukele propone reducir el aparato público para gastar menos y servir mejor.

Con el presidente Boric estamos decreciendo y su solución es trabajar menos; dictar una ley de delitos económicos, llena de ambigüedades, que permitirá castigar empresas, extorsionar empresarios e intimidar ejecutivos; agrandar la burocracia y subir impuestos. El crecimiento de un país no es una preferencia política ni una aspiración empresarial. Es un imperativo moral. Si un país no crece, no da oportunidades a sus jóvenes, no supera la pobreza y se deteriora la convivencia. Es la historia de Chile pre 73 y es la raíz del estallido social causado por el estancamiento económico y los malos servicios públicos.

Para crecer hay que evitar lo que hicieron Argentina o Venezuela. Hay que repetir lo que resultó en Chile y que nos copió Irlanda que de país pobre pasó a ser rico en 30 años; hacer cumplir la ley y los contratos; bajar impuestos y simplificar regulaciones. Eso promoverá inversiones que al igual que las propuestas matrimoniales exige que los «No» sean rápidos y los «Sí» definitivos. Y no nos engañemos, los empresarios establecidos ven los impuestos como barreras de entrada para nuevos competidores, por eso no se oponen. Pero los países se desarrollan por los desafiantes no los incumbentes. No existe un país que llegue al desarrollo trabajando poco, con impuestos altos e incerteza jurídica. Es hora que Chile deje de hablar de impuestos y hable de empleo, inversión y ajuste fiscal. Confiemos que nuestro líder espiritual recapacite y recuerde que en el paraíso no hay impuestos.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

ÚLTIMAS OPINIONES

Violencia: el problema parte por casa

Este año han subido en 22% los homicidios violentos en nuestro país. Agrego «violento» para llamar la atención de la ministra del Interior que distingue […]

Publicado en El Mercurio, 10.06.2023
Violencia: el problema parte por casa

Chong nuevamente retratada

Las absoluciones de Sebastián Zamora y de Claudio Crespo han representado dos duros golpes para la fiscal Ximena Chong. En […]

Publicado en El Mercurio, 10.06.2023
Chong nuevamente retratada

Hitler vive

«Elegimos la imagen de portada, basada en un conocido cartel de la campaña de Hitler de 1932 por una razón […]

Publicado en El Mercurio, 10.06.2023
Hitler vive

«El progreso no es una bendición ininterrumpida.
A menudo viene con sacrificios y luchas.»

Súmate a la FPP

¡ Chatea con nosotros !