Inicio » Columnas » La Democracia según Giorgio o Gerardo
La Democracia según Giorgio o Gerardo Publicado en El Pinguino, 29.04.2018

La Democracia según Giorgio o Gerardo

imagen autor Autor: Jorge Gomez

El fin de semana pasado, en un programa de televisión, ante la pregunta si Venezuela era una democracia, el diputado Giorgio Jackson dijo que en realidad era un país en crisis, aludiendo a la responsabilidad tanto de la oposición como del gobierno chavista en dicha situación. Frente a la insistencia de quien lo interpelaba, el líder de Revolución Democrática se limitó a decir que Venezuela caminaba hacia un tránsito peligroso.

Sin embargo, con ello el diputado quería aludir a una eventual pretensión golpista de parte de la oposición al gobierno de Nicolás Maduro, pero en ningún caso al fracaso del proyecto socialista impulsado por Chávez. Al parecer, para el ex líder estudiantil, el tortuoso camino que viven los venezolanos hoy día no se ligaría en nada con el trazado socialista, colectivista e intervencionista iniciado en nombre del socialismo del sido XXI, mucho antes que Maduro llegará al poder. Como contraste, días después de aquello, el ministro de Educación, Gerardo Varela, durante la inauguración del año académico de la Universidad de Chile emitió un discurso donde enumeraba los elementos que fueron claves en el progreso de la civilización occidental: el gobierno de la razón y la ley; el imperio de la libertad y la tolerancia; la aplicación del método científico; y la colaboración del interés privado con el interés público.

Todos elementos que también permitieron conformarlo que hoy entendemos como democracia. El contraste entre las opiniones de Jackson y Varela permite comprender las distancias que existen entre quienes parecen no tener claro cuáles son los fundamentos, no sólo del progreso sino de la democracia. Sólo aquello puede explicar el que el diputado frente amplista no vea o no considere las causas de la crisis del proyecto socialista iniciado por Chávez, que ha terminado en el descalabro que hoy afecta a Venezuela. Porque lo cierto es que fue el chavismo, inspirado en el socialismo, el que acabó con el gobierno de la razón y la ley. Y entonces no sólo se fue suprimiendo el debate público (tratando a los adversarios de gusanos o escuálidos) sino que se terminó por torcer la noción de justicia y con ello a las instituciones encargadas hacerla valer. Ahí están las expropiaciones a viva voz de Chávez, sin mediar compensación alguna, y las denuncias de la ex fiscal general Luisa Ortega, antigua adepta del régimen, con respecto a las presiones del gobierno chavista para perseguir a los opositores al régimen.

Lo anterior, obviamente, se tradujo en la desaparición de la libertad y la tolerancia en la sociedad venezolana, no a manos dela oposición sino del propio Chávez que, teniendo el monopolio de los medios como tribuna, se dedicó a denostar a cada persona que se le oponía. Ni hablar de la aplicación del método científico. El mejor ejemplo de las fantasías socialistas se ve reflejada en la intervención de los precios y una serie de medidas económicas contrarias a cualquier criterio serio. Pero claro, es más fácil culpar de la escasez y la hambruna aun supuesto complot internacional, antes que analizar los efectos que tienen las medidas económicas nefastas tomadas por parte de un gobierno. Ahí está la estatización compulsiva de todo tipo de industria y los miles de precios intervenidos.

Por último, es claro que todo ese proceso de descomposición institucional acaba por descomponer a cualquier sociedad civil y por tanto, termina acabando con lo que podría entenderse como interés público. Esas son las verdaderas causas de la crisis en Venezuela que el diputado parece no ver. Entonces, lo que debe definir Giorgio Jackson no es si está a favor de Venezuela o no, sino que debe definir si sus ideas y lo que él impulsa como proyecto politico están a favor del progreso o de la barbarie.

 

 

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

ÚLTIMAS OPINIONES

Hitler vive

«Elegimos la imagen de portada, basada en un conocido cartel de la campaña de Hitler de 1932 por una razón […]

Publicado en El Pinguino, 29.04.2018
Hitler vive

Poder o poder

En febrero iba caminando por Madrid y me detuve frente a uno de los pocos kioskos que han sobrevivido a […]

Publicado en El Pinguino, 29.04.2018
Poder o poder

JUNAEB: otro ejemplo de la inoperancia burocrática

Luego de las vacaciones de invierno ya estamos comenzando un segundo semestre del año escolar y 2 millones de estudiantes […]

Publicado en El Pinguino, 29.04.2018
JUNAEB: otro ejemplo de la inoperancia burocrática

«El progreso no es una bendición ininterrumpida.
A menudo viene con sacrificios y luchas.»

Súmate a la FPP

¡ Chatea con nosotros !