Inicio » Columnas » Aprovechadores políticos  
Aprovechadores políticos   Publicado en The Clinic, 23.06.2023

Aprovechadores políticos  

imagen autor Autor: Jorge Gomez

El riesgo de un mal uso de los recursos públicos por parte de políticos o funcionarios, con los cuales terminan favoreciendo a familiares y amigos o a sus propios bolsillos, no es algo poco habitual. El vicio va desde cargar el tanque de bencina a toda la parentela para irse a la playa, pasando por utilizar recursos para alimentar el clientelismo, hasta la corrupción vergonzante de esconder la plata, obtenida a la mala, en las paredes de la casa. Todo a costa del contribuyente.   

A pesar de lo anterior, los políticos generalmente buscan mostrarse como servidores públicos que actúan desinteresadamente, ya sea por vocación de servicio o amor a la justicia social. Esta es una visión en exceso romántica de sí mismos y nadie en su sano juicio debería creerla a ciegas. Esto pues, en sentido estricto, el político siempre busca poder, prestigio o recursos a diversa escala.

«Como ese dinero no lo genera el político ni el funcionario, sino que proviene del contribuyente, la lógica de la captura de rentas y el despilfarro de recursos van de la mano».

Este impulso humano lo vemos en situaciones diversas, cuando a una persona se le otorga una pequeña cuota de poder y si no tiene contrapesos, comienza a actuar como déspota.

Quién no se ha encontrado con un vigilante que se cree dueño del lugar que cuida, una secretaria que se cree dueña de la empresa en que trabaja, un funcionario público que se cree amo y señor de un servicio o un gerente o directivo que cree que es superior en todo respecto a sus colegas.  

Sin duda alguna, la actividad política y las organizaciones partidarias son importantes en una democracia. Pero se debe tener presente que a través del poder del Estado se ponen a disposición una variedad de personas tan imperfectas como cualquiera, no de ángeles ni santos. Por eso la presunción de una moral superior, al estilo Giorgio Jackson, es ridícula y una mentira del porte de un buque. Ni un seguidor de Cristo está libre de los vicios del poder.  

A través del poder estatal, los actores políticos van conformando redes y apoyos que los sostienen en la cúspide. Como en todo, algunos son más afanados que otros en esa tarea y a como dé lugar buscarán mantener o acrecentar sus potestades. Ello explica en parte el ahínco con que se promueve la idea de un Estado enorme y con grandes recursos disponibles. Es decir, no responde necesariamente a la búsqueda de justicia o igualdad como plantean los políticos, sino a sostener sus redes de poder y con ello sus prerrogativas. Esto lo pueden hacer dentro de los marcos de la legalidad. Y por eso mismo no es llegar y aprobar cualquier legislación, pues eso puede generar incentivos perversos.

Este impulso humano lo vemos en situaciones diversas, cuando a una persona se le otorga una pequeña cuota de poder y si no tiene contrapesos, comienza a actuar como déspota.

Quién no se ha encontrado con un vigilante que se cree dueño del lugar que cuida, una secretaria que se cree dueña de la empresa en que trabaja, un funcionario público que se cree amo y señor de un servicio o un gerente o directivo que cree que es superior en todo respecto a sus colegas.  

Sin duda alguna, la actividad política y las organizaciones partidarias son importantes en una democracia. Pero se debe tener presente que a través del poder del Estado se ponen a disposición una variedad de personas tan imperfectas como cualquiera, no de ángeles ni santos. Por eso la presunción de una moral superior, al estilo Giorgio Jackson, es ridícula y una mentira del porte de un buque. Ni un seguidor de Cristo está libre de los vicios del poder.  

A través del poder estatal, los actores políticos van conformando redes y apoyos que los sostienen en la cúspide. Como en todo, algunos son más afanados que otros en esa tarea y a como dé lugar buscarán mantener o acrecentar sus potestades. Ello explica en parte el ahínco con que se promueve la idea de un Estado enorme y con grandes recursos disponibles. Es decir, no responde necesariamente a la búsqueda de justicia o igualdad como plantean los políticos, sino a sostener sus redes de poder y con ello sus prerrogativas. Esto lo pueden hacer dentro de los marcos de la legalidad. Y por eso mismo no es llegar y aprobar cualquier legislación, pues eso puede generar incentivos perversos.

Todo, con el fin de establecer empleos y cargos donde instalar a familiares, amigos y con ello crear redes clientelares y capturar rentas directa o indirectamente. Todo, obviamente en favor de su propio beneficio, pero a costa del contribuyente y a nombre de los más desfavorecidos, los más pobres, los ancianos, los vecinos, la justicia social o lo que sea. En otras palabras, se debe tener presente que el dirigente político, sindical, gremial o de cualquier tipo, no es un eunuco económico. El detalle es que, en el plano político, los recursos disponibles, con los cuales algunos linces buscarán su beneficio personal o el de sus cercanos, los aportan todos los ciudadanos mediante los impuestos, desde el IVA a las contribuciones.   

Como ese dinero no lo genera el político ni el funcionario, sino que proviene del contribuyente, la lógica de la captura de rentas y el despilfarro de recursos van de la mano. Total, desperdiciar recursos en programas ineficientes o en cargos inoficiosos no les afecta a ellos en sentido estricto. Tal como parece ocurrir en la JUNAEB. Se cumple así la regla que dice que lo que es de todos no es de nadie y entonces nadie se hace responsable del mal uso de los dineros fiscales.

Esto además genera fenómenos como el burócrata elusor del deber, que no cumple sus funciones porque igual le pagan. Esto conlleva una clara forma de despilfarro de recursos públicos, pues contratar a gente no idónea o que es inepta es costoso. Peor aún, deshacerse de un funcionario que no trabaja o que no es competente se torna difícil si este está amparado por el amiguismo político y tiene santos en la corte.   

El caso que involucra a la diputada Catalina Pérez, a su pareja Daniel Andrade y a su ex jefe de gabinete Carlos Contreras, a todas luces parece ser otro ejemplo de los vicios antes descritos. Hay búsqueda de rentas, amiguismo y una evidente ley de hierro de las oligarquías. Frente al caso, la diputada inmediatamente acusó aprovechamiento político. Lo claro es que la confabulación se produce entre amigos y militantes de un mismo partido y que la fundación Democracia Viva estaba destinada a servir a los intereses de la diputada Pérez y los de Revolución Democrática en la zona, mediante proselitismo camuflado de ayuda social. Todo, obviamente a nombre de los más pobres y con recursos que aportan todos los chilenos con sus impuestos. Ese es sin duda el verdadero aprovechamiento político.  

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

ÚLTIMAS OPINIONES

Violencia: el problema parte por casa

Este año han subido en 22% los homicidios violentos en nuestro país. Agrego «violento» para llamar la atención de la ministra del Interior que distingue […]

Publicado en The Clinic, 23.06.2023
Violencia: el problema parte por casa

Chong nuevamente retratada

Las absoluciones de Sebastián Zamora y de Claudio Crespo han representado dos duros golpes para la fiscal Ximena Chong. En […]

Publicado en The Clinic, 23.06.2023
Chong nuevamente retratada

Hitler vive

«Elegimos la imagen de portada, basada en un conocido cartel de la campaña de Hitler de 1932 por una razón […]

Publicado en The Clinic, 23.06.2023
Hitler vive

«El progreso es imposible sin cambio, y aquellos
que no pueden cambiar sus mentes,
no pueden cambiar nada.»

Súmate a la FPP

¡ Chatea con nosotros !