Verdadera libertad de expresión

Sin afectarme en demasía el desenlace de las elecciones en Estados Unidos -suficientes problemas tenemos aquí en Chile como para cargar con los de otros países- es preocupante ver la facilidad con la que toleramos que medios de comunicación y redes sociales censuren mensajes que no nos agradan. Como bien señaló el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en Handyside vs. Reino Unido (1976), la libertad de expresión es válida «no solo para las informaciones o ideas que son favorablemente recibidas o consideradas como inofensivas o indiferentes, sino también para aquellas que chocan, inquietan u ofenden al Estado o a una fracción cualquiera de la población».

Es mejor no olvidarlo, porque puede que nos enteremos cuando sea demasiado tarde y las ideas proscritas sean las nuestras.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼