Vacaciones presidenciales

Las vacaciones de la Presidenta Bachelet son una burla. Y no por el hecho de que se tome vacaciones – está en todo su derecho como cualquier trabajador – si no que se las tome en su cómoda casa del lago Caburga, ubicado precisamente en la Región de La Araucanía.
 
¿Y por qué sería una burla? Porque la Presidenta – y su gobierno – se ha afanado en señalar la inexistencia de terrorismo en la zona, eludiendo en reiteradas ocasiones la invitación de la población a visitar la llamada zona de conflicto mapuche (recordemos que solo la ha visitado dos veces, sin mucha cobertura), pero a la hora de relajarse y descansar pasará varios días en la polémica Región.
 
Espero que no tenga que llegar la temporada estival para que la mandataria se apersone en el sur del país, sino que lo haga de forma recurrente – y en horario de trabajo – en lo que queda de su mandato.

.

Las opiniones expresadas en la presente columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: