Trabajo parlamentario

Chile enfrenta una crisis política grave y profunda; sin embargo, la propia clase política se pone una venda en los ojos y mantiene las mismas actitudes anteriores a la manifestación del descontento contra su desempeño.

Tenemos diputados que continúan utilizando espacios que configuran el futuro de nuestra nación para realizar campañas irresponsables e inverosímiles, con sueldos y asignaciones pagados con nuestros impuestos.

La idea de nacionalizar los fondos de pensiones es ejemplo de ello: bien sabiendo que es un proyecto inconstitucional, lo presentan para manifestar su descontento con las AFP y las barreras que establece la Constitución, utilizan malintencionadamente el vocabulario, torciendo los argumentos e intentando vender propuestas que bien se ha encargado la historia nacional e internacional de mostrar equivocada.

Honorables, si no fuese mucho pedir, al menos en este momento de crisis, sean fieles a sus juramentos.

.

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: