Promesas

Señor director:

Qué difícil es creer en promesas hoy en día. Cómo no preguntarse si son creíbles las promesas de un impuesto por única vez al patrimonio de los llamados “súper ricos” (y sus efectos) cuando tenemos voces presionando por romper promesas, como por ejemplo las que claman por avanzar por un segundo retiro de nuestras pensiones. No nos vaya a jugar en contra a futuro, las recetas mágicas del presente.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: