Preguntas esenciales sobre la democracia

A propósito de la discusión en torno a la elección de Donald Trump, no hay que olvidar que la pregunta esencial de una democracia no es ¿quién debe gobernar? sino ¿En qué forma los ciudadanos podemos organizar las instituciones políticas a fin de evitar que los gobernantes malos o incapaces, que llegan al poder, puedan ocasionarnos demasiado daño?
 
Lamentablemente, predomina la absurda idea de tener líderes infalibles en el poder a los cuales se les libera de todo control o contrapeso. Un engaño que siempre pone en riesgo la libertad de los ciudadanos comunes y corrientes, sin importar quien esté a la cabeza.
.
Las opiniones expresadas en la presente columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: