Política tributaria

El centro de estudios Tax Foundation dio a conocer su Índice de Competitividad Fiscal Internacional 2020 el cual mide los sistemas tributarios de los países de la OCDE a través de dos criterios: competitividad -capacidad para atraer inversiones- y neutralidad -capacidad para generar la mayor cantidad de impuestos con la menor cantidad de distorsiones económicas-. En el caso de nuestro país, Chile bajó un puesto en comparación con el año pasado, ocupando en esta edición el penúltimo lugar del ranking solo superando a Italia. En tiempos donde la pobreza arrecia y el empleo se vuelve cada vez más escaso, un sistema tributarios alambicado y poco atractivo para las inversiones no contribuye a revertir esta lamentable tendencia.

Mientras Chile está en el lugar número 35 con una puntuación de 46,3, el ranking es liderado por Estonia con una puntuación de 100. Cuatro son los factores que lo ubican en el primer lugar: primero, tiene un impuesto a la renta tipo plano del 20%; segundo, un impuesto sobre sociedades de 20% que se aplica solo a los beneficios distribuidos; tercero, el impuesto sobre la propiedad se aplica sobre el valor de los terrenos en lugar de establecer valoraciones sobre el precio de las propiedades; por último, Estonia deja libre de impuestos al 100% de los beneficios conseguidos en el extranjero por sus empresas nacionales. A primera vista, es evidente que la política tributaria chilena ha tomado el camino opuesto que la estonia.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼