Publicado el 08.09.2020

Plebiscito

La idea según la cual quienes voten “Apruebo” en el Plebiscito Nacional de octubre tendrán una ventaja en el Proceso Constituyente no solo es falsa —¿acaso solo los del ‘Apruebo” elegirán convencionales?— , sino que también conspira con la promesa de construir una “Casa de todas y todos”. Por mal camino vamos si en esta etapa naciente de la discusión constitucional excluimos a priori al conjunto de la población compuesto por quienes votarán “Rechazo” y quienes no irán a votar el 25 de octubre, cuya suma, con seguridad, incluirá a la gran mayoría del país.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: