Publicado el 31.08.2020

Paralización

Con respecto a la discusión sobre la legitimidad de la paralización de los camioneros, me gustaría evidenciar una vez más la desconexión de la clase política respecto a la realidad chilena. Es lógico que quemar un camión no es equivalente a la muerte de una persona, sin embargo los políticos insisten en restarle importancia a estos hechos por ser daños materiales.

Cada vez que uno de estos esenciales vehículos sufren atentados incendiarios, las llamas se llevan consigo el sustento de una familia completa, el correcto funcionamiento de una línea de transporte y la reposición de las estanterías e industrias de decenas de comunas. Despojar a alguien de su fuente de ingresos mediante la violencia es, efectivamente, un atentado a su vida. ¿Hasta cuándo van a insistir que lo único que se está destruyendo son camiones?.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: