No es la desigualdad, es el discurso igualitario

Señor director:

Ante el eventual aumento de la delincuencia, varios han dicho que es producto de la desigualdad, de la injusticia, mientras otros acusan a las medidas del gobierno y las reformas. Me atrevo a presumir que no es sino un cambio de códigos que se refleja en la brutalidad de los criminales con sus víctimas. Hay un cambio discursivo. Esto no tiene relación con la desigualdad social como presumen todos para justificar sus pretensiones estatistas, sino con la retórica igualitarista que se ha instaurado, que considera que todos los bienes materiales distribuidos en nuestra sociedad tienen un origen inmoral e injusto. Los delincuentes más jóvenes ya no tienen ninguna clase de código ético y sólo actúan en coherencia con ese discurso igualitario, ejerciendo de manera violenta su voluntarismo, para hacerse de los bienes a los que tendrían todo derecho ¿Los considerarán sociales?

Como el gobierno de la Nueva Mayoría es el principal promotor de ese discurso igualitarista, que diariamente dice que la “riqueza” tiene un origen torcido que implica una negación de derechos sociales, es fácil que aquellos que consideran como un trabajo el robo y por tanto no respetan la propiedad privada ajena, crean que es justo arrebatarles a otras personas sus bienes materiales, castigándolas con brutalidad por tener lo que ellos no. Lo peor es que otros palurdos ilustrados también creen eso. Creen que mediante la amenaza de una pistola se hace justicia social.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼