Ministra

Apenas realizada la designación de la nueva ministra de la Mujer y Equidad de Género, Macarena Santelices, comenzó una avalancha de reproches, insultos y reclamos, en razón del parentesco que posee con el dictador Pinochet. El pataleo de las redes sociales y de algunos dirigentes de la oposición, olvida un presupuesto básico de la sociedad libre moderna el origen de una persona es irrelevante en su desempeño en sociedad. Ignorar aquello supone una discriminación arbitraria y respecto de la cual vaya que se ha quejado la oposición en otras aristas.

.

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: