Macri y la nueva era

¿Habrá iniciado Macri una nueva era en la Argentina? Sin duda enderezar a un país cuya cultura ha sido corrompida hasta la médula por esa combinación de fascismo y rapacidad delincuencial que es el peronismo, es una tarea que supera las capacidades de un solo hombre. Pero Macri podría ser el inicio de un largo cambio de tendencia si viene acompañado por un cambio cultural profundo. El problema esencial de nuestros vecinos es que todos quieren vivir a expensas de todos los demás. En Argentina este absurdo ha llegado al extremo de que hay 8 millones de contribuyentes netos y 22 millones que viven del trabajo ajeno. Como resultado, al final casi todos viven peor.

“La verdadera prueba para Macri y quienes lo apoyan no será cambiar los números de coyuntura económica sino ciertos valores elementales sobre los que descansa la sociedad argentina.”

Si Macri quiere cambiar ese legado histórico peronista deberá hacerse cargo de reducir significativamente el tamaño del Estado cuya presión fiscal es mayor incluso a la de países europeos. Después de las últimas primarias, cuyos resultados fueron mejores a lo que todo el mundo imaginó, parece abrirse una ventana para comenzar con algunos pasos como reducir el déficit fiscal hoy cercano al 9% y bajar el empleo estatal que ocupa ya más del 20% del empleo asalariado del país. Estos serán pasos importantes para restaurar la competitividad argentina que, según el World Economic Forum, ocupa el puesto 104 entre 138 países del mundo producto fundamentalmente de su estatiasis crónica. Baste considerar que el país tenía la exorbitante cifra de 10 ministerios, 70 secretarias y 162 subsecretarías en 2008 y que hoy tiene 21 ministerios, 87 secretarías y 207 subsecretarías para hacerse una idea de la metástasis que ha producido el peronismo en el aparato público.

No es raro que los argentinos se ubiquen hoy en el puesto 169 entre 178 en el ranking de libertad económica de Heritage Foundation compartiendo el podio de los perdedores con Corea del Norte, República del Congo, Irán y Venezuela. Pero como hemos dicho, Macri no podrá derrotar el peso muerto de la historia peronista si no ocurre un cambio de mentalidad en la línea de lo que sugería Alberdi. En una conferencia titulada “La omnipotencia del Estado es la negación de la libertad individual”, el padre de la constitución liberal de ese país sostuvo que “las sociedades que esperan su felicidad de la mano de sus gobiernos esperan una cosa que es contraria a la naturaleza” y acto seguido agregó que cuando se esperaba del gobierno todo tipo de beneficios imaginables el Estado terminaba absorbiendo “toda la actividad de los individuos”. 

“Para llevar a cabo la absorción -continuó Alberdi- el Estado engancha en las filas de sus empleados a los individuos que serían más capaces entregados a sí mismos”. Como resultado, agregó, “en todo interviene el Estado y todo se hace por su iniciativa… obrando como un ignorante y como un concurrente dañino de los particulares, empeorando el servicio del país, lejos de servirlo mejor”. Lo de Alberdi no es pura retórica. Fue precisamente bajo su filosofía liberal que Argentina se convirtió en uno de los países más ricos del mundo, lo cual no fue solo gracias a los commodities agrícolas. Entre 1900 y 1914, por ejemplo, la producción industrial de Argentina se triplicó, alcanzando un nivel de crecimiento similar al de Alemania y Japón. En el período 1895-1914 en tanto se duplicó el número de empresas industriales, se triplicó el trabajo en ese sector y se quintuplicó la inversión en el mismo.

Como era esperable, ello fue acompañado de un progreso social sin precedentes en el país: si en 1869 entre un 12% y un 15% de la población económicamente activa pertenecía a los sectores medios, en 1914 la cantidad alcanzaba el 40%. Mientras tanto, el nivel de analfabetismo se reducía a menos de la mitad y el país marcaba el récord mundial de crecimiento económico sostenido a tasas de 6% año tras año. Así las cosas, la verdadera prueba para Macri y quienes lo apoyan no será cambiar los números de coyuntura económica sino ciertos valores elementales sobre los que descansa la sociedad argentina. Eso es lo único que permitirá iniciar una nueva era de prosperidad que sea sostenible en el tiempo, pues como decía Alberdi los países no son ricos por lo que hacen sus gobernantes sino por lo que está dispuesta a hacer su gente.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: