La necesidad de un acuerdo de paz

SEÑOR DIRECTOR El Senado logró, al fin, un acuerdo por la paz, los DD.HH. y el orden público. Asumieron que han llegado tarde, que no han estado a la altura y que deben evitar que el vandalismo quiebre nuestra democracia y la convivencia entre nosotros. Tuvieron que quemar sedes partidarias tanto del PS como de la UDI, tuvieron que funar y agredir al senador Insulza (PS) y a Beatriz Sánchez (Frente Amplio), tuvieron que saquear, destruir y quemar reiterativamente Chile para que recién hubiese algún atisbo de movimiento legislativo para con el orden público. El Senado dio un paso importante. Esperemos que ahora concreten la aprobación de esta agenda de paz y que la Cámara de Diputados no incurra en una quitada de piso al acuerdo adoptado. Nuestra democracia es finita y nos pide a gritos auxilio. Como reflexionó el filósofo Ortega y Gasset: ‘El progreso no consiste en aniquilar hoy el ayer sino al revés, en conservar aquella esencia del ayer que tuvo la virtud de crear ese hoy mejor’.

.

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: