Publicado el 19.11.2014

La gran mascarada

En Chile hace rato se habla de hacer tabla rasa, de cambiarlo todo. Pero ¿qué se propone en concreto, más allá del cliché de “más Estado”? Nadie parece saberlo con certeza, ni siquiera al interior de la Nueva Mayoría donde tal vaguedad ha generado sus primeros efectos políticos.

Esta ambigüedad junto con las férreas y crecientes críticas a todo lo que huela a democracia liberal o libre mercado, en el fondo esconde la vieja gran mascarada, que ha quedado en evidencia a propósito de los 25 años de la caída del Muro de Berlín: la supuesta viabilidad del socialismo como alternativa, en base a sus fines y no sus resultados prácticos.

En relación al fracaso socialista expresado en la caída del Muro, el diputado Gabriel Boric dijo: “Ahí no se construyó el modelo que queremos para nuestros países…Con ese muro no se caen los principios de igualdad, de soberanía de los pueblos, los derechos de los explotados y los oprimidos a tomar parte en la lucha de clases que ustedes niegan, que no es invento de la izquierda sino que es una situación objetiva y uno tiene que decidir de qué lado está”.

La declaración del diputado es honesta sin duda, pero conlleva un sofisma: el fracaso del socialismo real y la inmoralidad del Muro, serían una desviación y no un error de origen en el ideario que él reivindica, y desde el cual asume la supuesta objetividad de la lucha de clases. Similar idea aplica Alfredo Joignant en una carta a Roberto Ampuero, a propósito de su último libro, en un vespertino.

Para Boric y Joignant juzgar tales ideales por lo que fueron sus resultados prácticos sería errado. Los fines proclamados serían una expiación de lo realmente ocurrido en los socialismos reales. Una paradoja si se considera que esos regímenes brutales y totalitarios se fundaron en ideales específicos como la negación de la propiedad privada y la supremacía del Estado en prácticamente todos los asuntos. Similar idea del fin como justificación del error, planteaba Hermann Hesse en una carta en 1950: “El intento comunista, empero, es un ensayo que la humanidad debía llevar a cabo y que pese a su triste aferramiento a lo inhumano, habrá de ser realizado una y otra vez”.

La gran mascarada consiste en que aquella utopía llevada a la realidad, que oprimió y asesinó a miles de personas en nombre de la igualdad y el fin de la explotación del hombre por el hombre, sea vista como un horizonte posible. También radica en que los sectores liberales y verdaderamente democráticos hayan creído por tanto tiempo que la historia, que es la de la libertad humana, había terminado cuando ese socialismo real fracasó por causa de sus propias incoherencias.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: