Izkia Siches y Harry Maguire

No corren buenos tiempos para ser chileno y, para colmo, del Manchester United. Los diablos rojos están completando su peor temporada desde que la Liga de Inglaterra es la Premier League: 56 goles en contra y un momentáneo 6° lugar; a la espera de lo que haga el West Ham para ver si la próxima temporada jugaremos Europa League o Conference League. ¡Y qué me dice de Chile! La inflación y la inseguridad disparadas por las nubes, a tal punto que hay más posibilidades de ser asaltado en la calle que llegar a fin de mes.

Lo que relaciona ambas crisis es que no veo una pronta solución con los jugadores que están jugando por los puntos y mi desazón es total cuando veo que los más perdidos son quienes están llamados a liderar el equipo: Izkia Siches y Harry Maguire. Dos capitanes de equipo que en un tiempo prometieron jornadas de gloria y que hoy nos entregan lo opuesto.

Para los menos conocedores de fútbol, Harry Maguire es un defensa central inglés y capitán de los de Old Trafford. Llegó al club por la cifra más alta que se ha pagado por un central: 88 millones de euros, después de una muy buena temporada en el Leicester, un equipo más pequeño de la liga inglesa. Sin embargo, Maguire ya no es ese central que mostraba liderazgo y un juego seguro en Leicester que lo llevó a ser una de las grandes promesas del fútbol inglés. Hoy se nota dubitativo y sus falencias técnicas han quedado al descubierto. Todos los fines de semana las miradas están puestas en Maguire, a la espera de un nuevo error que será la segura novedad de las redes sociales.

El caso de la ministra Siches no es muy diferente. En pandemia -desde la presidencia del Colegio Médico- se erigió como una importante promesa en la política chilena, incluso como una futura presidenciable. Fue fundamental en la segunda vuelta presidencial y esto le valió ser nombrada en el Ministerio del Interior y Seguridad Pública. Por desgracia, su buena estrella desapareció prontamente. Al igual que Maguire, todos estamos a la espera del próximo chascarro de la ministra.

En febrero, tuve la oportunidad de estar en “El teatro de los sueños” y fui testigo de cómo la hinchada estaba más pendiente de que Maguire no cometiera un error que de Cristiano Ronaldo metieran un gol. Algo parecido sucede en el Gobierno de Chile, todos están más pendientes en evitar los yerros de la ministra Siches que buscar algún acierto del Gobierno.

Tanto de Siches como de Maguire nos podemos preguntar: ¿por qué siguen jugando? Algunos pueden pensar en el alto costo de sacarlos del equipo, pero pocos ven los costos que tiene el mantenerlos de titular. ¿Está Maguire al servicio del Manchester United o el Manchester United está al servicio de Maguire? ¿Está Izkia Siches al servicio del Gobierno o el Gobierno está al servicio de Izkia Siches?

Al igual que el fútbol, la política es un juego de equipo y no puede caer toda la responsabilidad en un solo jugador, pero decisiones y rendimientos individuales claramente afectan el resultado final. El Gobierno de Gabriel Boric aún está a tiempo de revertir el mal inicio de temporada. Sin embargo, surge la duda: ¿podrá hacerlo con Izkia Siches de titular y con la jineta de capitán?

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Loading...

Cargando ...

Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼