Interferencia

El manejo de datos personales es algo sumamente delicado. Hace poco, el medio “Interferencia” filtró información confidencial donde se georreferencian las zonas donde existiría una mayor concentración de casos de Covid-19. La pregunta aquí es la delgada línea entre el derecho a la información y la vulneración de la privacidad de las personas.

Si bien el portal señaló que para resguardar a los contagiados se modificó levemente la ubicación de cada uno de forma aleatoria, aquella información es imprecisa y de ninguna forma otorga garantías de no sufrir linchamientos u amenazas por parte de sus vecinos. Sí, podemos discutir si el Gobierno podría hacer un mejor uso de los datos, como lo han hecho por ejemplo otros países como Australia o Corea. Sin embargo, eso no da luz verde para que algunos se tomen la atribución deliberada de filtrar información irresponsablemente, poniendo en riesgo a quienes precisamente debemos proteger.

.

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: