Indigenismo constitucional

Sistemas de justicia paralelos; escaños reservados en el futuro Congreso; autonomías territoriales; poder veto a través del “consentimiento indígena” o cuotas de participación en determinados sectores son muestras del avance del indigenismo en el proyecto de nueva Constitución que terminará consolidando la discriminación en Chile por razones de identidad.

Para ver los efectos que tendrán estos privilegios en el futuro basta con apreciar la actuación de los escaños reservados en la Convención Constitucional. Lejos está esa ilusión de contar con una diversidad de cosmovisiones para crear la casa de todos, la bancada indígena se ha comportado como un verdadero grupo de interés; más preocupado de conseguir prerrogativas que de los temas país. Preguntada Elisa Loncon por la autonomía del Banco Central ella respondió: “Ojalá fuera plurinacional, que implica decisión indígena al interior” (El Mercurio, 1 de agosto de 2021). Cuando le preguntaron a Rosa Catrileo si prefería un sistema unicameral ella respondió: “Quiero un sistema que resguarde de la mejor manera los derechos indígenas” (La Segunda, 1 de febrero de 2022). ¿Qué tiene que ver la plurinacionalidad con el control de la inflación? Nada. ¿Son los derechos de los indígenas el criterio más idoneo para definir el diseño del Poder Legislativo? Desde luego que no. Estos son dos ejemplos que muestran una clara inclinación de los escaños reservados por los intereses en desmedro de las ideas.

Es necesario advertir sobre los graves efectos que el indigenismo constitucional tendrá para la democracia y el principio de igualdad ante la ley. Denunciar estos privilegios no supone estar en contra de la autonomía de los ciudadanos y las comunidades. Por el contrario, implica defender esa autonomía para todos sin importar su pertenencia a una etnia, religión o grupo en particular. Tampoco supone estar en contra de la diversidad. Solo decimos que esta no se debe imponer a través del Estado. En lugar de esto, la Constitución debe garantizar las libertades individuales que generan esta diversidad incluso al interior de los pueblos originarios.

La lucha por la libertad siempre ha estado ligada a la implantación de la igualdad ante la ley porque opera como un límite a la acción del gobernante, dado que no hay mayor poder para el Estado que permitirle un trato desigual en la aplicación de las normas. En definitiva, el rico acervo cultural que tiene Chile no puede servir de excusa para discriminar. Este debe ser atesorado y cultivado por ciudadanos libres e iguales en dignidad y derechos.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Loading...

Cargando ...

Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼