Epístola de San Pablo a los chilenses

Antes, los candidatos inventaban programas. Ahora, inventan evangelios. Los columnistas no podemos ser menos y por eso me he permitido publicar esta carta de San Pablo a los chilenos.

“En una semana más deberán elegir quien gobernará Chile. Si eligen a Kast serán 4 años. Si eligen a Boric, no tengo la cifra exacta. Sugiero que reflexionen respecto de lo que es mejor para sus vidas y para el país. Como mi tarea es mostrarles el camino les doy algunos consejos iluminadores.

Al igual que Lázaro, deben levantarse y votar. No están de visita en Chile ni son testigos de esta película de terror post 18/10. Son protagonistas y si no se preocupan de votar serán víctimas. Piensen en sus hermanos de Venezuela y Argentina que, de ser los más ricos de Sudamérica, hoy -tras elegir ineptos con programas parecidos al de los angelitos del FA/PC – exportan gente a infiernos neoliberales. Ellos les muestran Finlandia pero los llevan camino a África.

Sugiero que lean los programas porque sólo un milagro hará realidad las promesas del arcángel Gabriel. Sólo Dios todopoderoso les puede dar sin quitar. El arcángel, en cambio, para darles todo primero les tiene que quitar todo.

Piensen en el destino que le espera a la empresa donde trabajan. Le van a subir los impuestos, restringir el mercado de capitales, disminuir las horas laborales y aumentar las regulaciones. Sólo un milagro la puede salvar. Lo más probable es que las pymes, al igual que sus ahorros en la AFP, se las lleve el Señor.

Reflexionen si el arcángel es el modelo de virtud que quieren para los suyos. Un converso a la no violencia y a la lectura de las escrituras. Un pecador que vio la luz y quiere redimirse pidiendo perdón por sus pecados como acosador, mechero y apologista de la violencia. Hoy lee la Biblia y se inspira en mi evangelio (descubierto recientemente junto con el manual para el tratamiento del cáncer de Rojas Vade y la boleta del desayuno de Karina). La verdad es con su nuevo peinado está criatura para ponerla en un pesebre.

Es importante conocer a los apóstoles que acompañan a este corderito de dios. Está San Giorgio, un filántropo devoto de la virgen del puño e inspirador del salmo “la generosidad empieza por casa”. Santa Karina que, cual virgen milagrera, distribuye los dineros del culto entre sus fieles. San Daniel, el abad de Recoleta, que creó una universidad popular más falsa que mi evangelio y que por cada remedio que vendía su farmacia y por cada luminaria que compraba y no recibía su abadía, se clavaba al doble de acreedores y contribuyentes. Estos angelitos nos evocan a los jinetes del apocalipsis.

Si ustedes creen que con la santísima trinidad que conforman un líder, un programa y un equipo infernal Chile se va a salvar, los felicito porque son personas de fe. Ahora pongan un dólar sobre esta columna y sus pecados serán sanados. Después, ese mismo dólar mándenselo al PO box: “Ofrendas para San Giorgio” y les deseo que Dios los pille confesados.

Quisiera utilizar una parábola para explicar las ideas del arcángel. Había una vez un tren que se dirigía a la estación Moneda. Los trenes en Chile no se financian porque la densidad poblacional es muy baja y las distancias muy largas; por eso nadie invierte en ellos plata propia. Ahí están las estaciones del vía crucis de San Ricardo que no quiso estudiar las escrituras y se gastó millones en remodelar estaciones y comprar trenes que nunca funcionaron. Pero así es el socialismo: como se gasta la plata de los demás no aprende. Y si el arcángel sanó a Rojas Vade, ahora resucitará los trenes. En la estación se quedaron los periodistas que contrariando el mandato divino de jamás servir al poder, pusieron a su colegio al servicio de satán; en el vagón de cola van los DCs y de maquinistas van los mastines custodios del infierno, Daniel, Hugo y Guillermo que deciden la velocidad, el itinerario y los pasajeros.

Queridos fieles, soy un converso y por eso a los falsos profetas los reconozco de lejos. Oremos para que en la estación San Pablo se haya descarrilado ese tren a la Moneda”.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Loading...

Cargando ...

Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼