Enfoque constitucional

Ahora que iniciamos un proceso constituyente, hay quienes han sostenido que es tiempo de conversar acerca del tipo de Carta Fundamental que queremos. Algunos han señalado que nuestra próxima Constitución debería ser “ecologista”, otros desean una “Constitución del siglo XXI” y también hemos escuchado a quienes postulan una “Constitución del emprendirniento”.

Sin embargo, aquí hay un error de enfoque: no son las constituciones las que se preocupan de la sustentabilidad, de la innovación o del desarrollo económico, somos nosotros (las personas) los llamados a hacernos cargo de estos y otros desafíos.

Por esta razón, la Constitución debe consagrar un Estado al servicio de la persona humana y no al revés, porque la misión principal de una Constitución, como bien escribió Karl Loewenstein, es “la creación de instituciones para limitar y controlar el poder político” (Teoría de la Constitución, p.151). De este modo, mientras más metas le endosemos a una Constitución, menos espacio tenemos para encontrar soluciones en libertad y menor será el protagonismo de la sociedad civil en la construcción del progreso del país.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼