Dos semanas con Boric

Han pasado dos semanas luego de los resultados de segunda vuelta y Gabriel Boric sigue sin entregar las certezas mínimas que se requieren para volver a invertir en Chile. No basta con llevarse la mano al oído en señal de que escucha. Ahora bien, se trata de una misión casi imposible, habida cuenta de la existencia de la Convención Constitucional: la madre de todas las incertidumbres, capaz de hacer que cada acto económicamente ortodoxo que salga del equipo del presidente Boric sea interpretado como una táctica para alargar la “luna de miel” y así ganar el Plebiscito Nacional de septiembre para iniciar realmente su Gobierno con una Constitución Política a la medida.

Para una prensa obsecuente con el proyecto del Partido Comunista y el Frente Amplio tal vez sean señales suficientes los hábitos del perro de Gabriel Boric o del gato de Irina Karamanos, pero no para los inversionistas que esperan gestos mucho más contundentes. Si bien es poco lo que pueden garantizar Boric y los suyos en medio de un proceso constitucional que ha querido instalar conceptos tan espantosos como “decrecimiento”, no deja de ser importante el desafío de no sepultar definitivamente las expectativas de invertir en Chile en el corto plazo. Esto pasaría si se decide a nombrar en el Ministerio de Hacienda a Nicolás Grau, Ramón López o a Claudia Sanhueza.

Por desgracia, ninguno de los economistas más presentables que rodearon a Gabriel Boric en segunda vuelta han correspondido al llamado del presidente electo. Roberto Zahler, Andrea Repetto y Eduardo Engel ya han manifestado que no están disponibles para asumir el Ministerio de Hacienda. No deja de ser curioso ver el poco compromiso de los técnicos que contribuyeron a darle una nueva imagen al presidente electo.

En contraste con lo anterior, vemos que los extremos están más activos que nunca. Ya no existen los Alf, ya no tienen que esconderse. Daniel Jadue ha señalado que la moderación de Boric en segunda vuelta solo fue una cuestión de táctica. Camila Vallejo revivió el tema de los indultos a los delincuentes del estallido y Giorgio Jackson sepultó la idea de aprobar el Acuerdo Transpacífico (TPP-11), a pesar del amplísimo consenso que existen a favor de su aprobación por parte de los economistas más importantes del país (incluido algunos que participaron en el equipo económico de Gabriel Boric).

En las primeras dos semanas de Gabriel Boric en calidad de presidente electo el izquierdismo de primera vuelta ha tenido más preponderancia que la moderación de segunda vuelta. Boric tiene la desventaja de tener pocos referentes moderados en su círculo más cercano. En segunda vuelta fueron más los impresentables que tuvo que ocultar que los rostros de centro que aparecieron en calidad de reemplazo y esto le puede terminar pesando en el corto plazo si desea proponerle al país un proyecto más transversal que el que pueda surgir del Partido Comunista y el Frente Amplio.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Loading...

Cargando ...

Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼