Publicado el 20.07.2020

Divide y perderás

Señor Director: 

La centroderecha atraviesa días complejos. Con una mentalidad de antropófaga, digna de una historia griega, parece estar acompañada de la práctica de comerse a sí misma. Los diversos intercambios cruzados y recriminaciones entre parlamentarios oficialistas y La Moneda, han llegado al punto de tensar sus relaciones y trajeron aparejado una baja en la aprobación del Ejecutivo a un 17%, según la última encuesta Cadem. 

Si vemos el año electoral venidero, la centroderecha enfrenta el desafío de superar sus complejos y divisiones. Bajo el paraguas de un piso común, que logre hacer un diagnóstico propositivo en base a su despensa ideológica y no a los cantos de sirena, podría dar en el clavo y salir prontamente del ciclón que lo asola.

Bajo el paraguas de un piso común, que logre hacer un diagnóstico propositivo en base a su despensa ideológica y no a los cantos de sirena, podría dar en el clavo y salir prontamente del ciclón que lo asola.

La única oportunidad de revalidar sus cartas es en unidad. La historia muestra que en las ocasiones en que se ha dividido ha sido un desastre en materia electoral. Ortega y Gasset es buen punto de partida: ‘En tanto que haya alguien que crea en una idea, la idea vive.’

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: