Publicado el 10.09.2021

Debate de cartas: Fernando Claro vs José de Gregorio

El pasado 9 de septiembre, Fernando Claro, Director Ejecutivo de la FPP, escribió en El Mercurio una carta al director titulada “Pensiones y bien común”, en respuesta a una carta escrita en el mismo medio: “lo importante de las pensiones” del economista José de Gregorio. A raíz de esto se produjo un importante debate epistolar entre los dos economistas, sobre el futuro de las pensiones en chile y el daño que se ha producido por los sucesivos retiros del 10% de los fondos.

¿Cómo mejoramos las pensiones a futuro? revisa este interesante intercambio de ideas y argumentos sobre el tema:

.

José de Gregorio: “Lo importante son las pensiones”

Publicada en El Mercurio, 08.09.2021

Señor Director:

Durante la discusión del primer retiro, algunos, equivocada y antojadizamente, trataron de evitarlo asustando con el argumento de que se venía un colapso financiero. En la discusión actual se dice que esto puede generar inflación, cosa que es cierto, pero obviamente el Banco Central intentará mantenerla acotada. Más aún, si el Banco Central, creíble y autónomo, logra controlar la inflación a pesar de los retiros y el impacto del aumento de la inflación internacional, algunos dirán: “ven, no hubo inflación”, sin reconocer que la inflación estará controlada precisamente gracias a las acciones de política monetaria, aunque no exentas de costos. También hay impactos financieros que pueden dificultar la recuperación de la economía y crean riesgos muy complejos de mitigar.

Sin embargo, no debemos perder de vista el primer impacto directo de la aprobación del cuarto retiro. Este retiro es una pésima política pública, pues esto disminuirá aún más las pensiones futuras, en un momento en el cual no se pueden argumentar problemas generalizados de falta de ingresos, como era un año atrás.

Con el primer retiro, como no hubo colapso financiero muchos dijeron “entonces sigamos retirando”. Con un cuarto retiro si la inflación no se dispara muchos dirán “sigamos retirando”. El problema central es que cada retiro son menores pensiones. No hay vuelta atrás.

Muchos dirán “las pensiones son miserables”. Con el cuarto retiro serán 40% más miserables que en el inicio del proceso, para gran parte de las personas. Debemos hacer muchos esfuerzos para subir las pensiones, y también muchos esfuerzos fiscales en materia redistributiva y social, pero a esos desafíos se les sumaría un déficit de fondos de pensiones de entre 15 y 20 puntos del PIB. Esto es nada menos que tres años del aumento de impuestos propuestos por la candidatura presidencial más ambiciosa en materia tributaria. Poco espacio quedará para otros derechos sociales.

.

Fernando Claro: “Pensiones y bien común”

Publicado en El Mercurio, 09.09.2021

Señor Director:

Es cierto, como dice José De Gregorio, que algunos economistas —los menos— se equivocaron sobre la hecatombe, pero no fue por asustar, sino porque la liquidación de los ahorros para nuestras pensiones de verdad era algo complicado que se logró manejar, especialmente gracias a la acción del Banco Central. Sin embargo, el desfonde implícito de nuestras finanzas públicas y el desprestigio de nuestras instituciones y políticos otrora alabados eran evidentes e ineludibles, y la consecuencia en las tasas en el largo plazo también.

Además, el principal problema, y el que De Gregorio señala ayer en su carta, era para el futuro: nuestras pensiones. A pesar de esto, fue él mismo uno de los principales técnicos que hicieron de bisagras al apoyar el primer retiro con fórmulas solo útiles para esquiadores de Aspen, siendo que teníamos mucho espacio financiero como Estado. Hoy, sorpresivamente, se muestra claramente en contra del cuarto retiro y los futuros posibles.

Esto es más sorpresivo aún, ya que él, en su tiempo, decía que criticarle “abrir la puerta” al primer retiro no tenía sentido como argumento —no filosofaremos sobre la pertinencia argumentativa de la pendiente resbaladiza—. Bueno, todo lamentable.

Además, me gustaría notar otra contorsión intelectual en carta de ayer a su diario: Renato Cristi afirma que la única forma de aportar al bien común y al ámbito de lo público es a través de bienes y actos estatales. El resto de las acciones serían voluntarias, privadas, propias de la sociedad civil, y no aportarían nada. Esto es una dicotomía intelectualmente estéril y forzada. Para él, la Fundación Las Rosas y la Unión de Ornitólogos de Chile no aportarían al bien común. Tampoco la Teletón y la Universidad de Concepción. Un simple espejismo, ya que no hay nada inherente a un bien que le permita ser calificado como público o privado, y menos si aporta o no al bien común. La naturaleza de los bienes es contingente y está en constante evolución. Todo lamentable, deprimente.

.

José de Gregorio: Retiros del 10%

Publicado en El Mercurio, 10.09.2021

Señor Director:

La carta del señor Claro publicada ayer ignora algo básico: la bondad de las políticas depende del contexto. Parece haber olvidado que el año pasado la gente sufrió mucho, en particular por una reacción fiscal insuficiente para enfrentar las consecuencias de la pandemia. De no haber sido por las propuestas hechas por algunos economistas convocados por la presidenta del Colmed, la ayuda fiscal hubiera sido aun más insuficiente. La situación hoy es evidentemente distinta.

Lamentablemente subestimé que el primer retiro de los fondos de pensiones podría “abrir la puerta”, porque nunca pensé que la política no estaría a la altura de las circunstancias. No anticipé que tendríamos un Ejecutivo que no pudiera conducir el proceso ordenadamente y que fuera incapaz de contener a sus parlamentarios, lo cual ha llevado a un costo fiscal de proporciones. Tampoco anticipé que quienes en el Congreso tuvieron en el pasado actitudes de Estado y gran liderazgo hoy día estarían dominados por el corto plazo y las encuestas. Ojalá esta vez prime la razón, por las futuras pensiones y la gobernabilidad del país.

.

Fernando Claro: Retiro del 10%

Publicado en El Mercurio 11.09.2021

Señor Director:

En épocas de crisis como la que hoy vivimos es cuando se ponen a prueba los liderazgos, por más animadversión que se tenga con uno u otro personaje o gobernante. Y la verdad es que para la gente que sufría durante la pandemia, como el mismo José De Gregorio dice, lo mejor era pedir recursos al Estado y ser firme en no apoyar esa delirante y demagógica política pública —más aún si él, como extriministro, tenía llegada política, tal como lo muestra su participación en las dos mesas técnico-políticas al respecto.

En todo caso, al menos, me alegra que siendo democratacristiano haya utilizado cierto humor e ironía al reconocer su apoyo a ese célebre primer retiro, especialmente cuando afirma que en realidad subestimó el actuar de los políticos —se olvidó también de la famosa “evidencia comparada”—. Por suerte, eso sí, en su época como presidente del Banco Central, no se olvidaba de la “evidencia comparada” y, además, este era un ente autónomo, de manera que no hubo ese tipo de problemas de andar subestimando la economía política.

Esperemos que ahora entonces baje su nivel de optimismo, ya que se vienen grandes discusiones acerca del poder que se le quiere entregar al Estado y a los políticos. Siempre es bueno inocularse con una sana dosis de pesimismo que permita reflexionar sobre los riesgos y, así, dejar la hoy tan de moda adicción a lo irreal; a dar saltos intelectuales que son frutos más de la fe que de la razón.

.

.

.

.Fferadas

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Loading...

Cargando ...

Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼