Daños a comercio

En los tiempos que corren, nos vemos frente a una adversidad bastante compleja: el COVID-19 o coronavirus. El aislamiento social, hasta el momento, parece ser la mejor medida de contener su avance. Para implementarlo deben permanecer en funcionamiento, a lo menos, cuestiones imprescindibles como los supermercados y las farmacias. Los cuales, hoy más que nunca, son vitoreados para subsistir. Pero, hasta hace no mucho tiempo atrás, ambos negocios eran destruidos o saqueados por la “primera línea” y los “manifestantes” del “estallido social”. Aquello, se asumía como un costo porque “Chile despertó”. Hoy, en cambio, se defiende sin matices su operatividad. ¿Cuánta falta nos hacen hoy ambos, supermercados y farmacias, en sectores vulnerables, evitando así que se desplacen personas a otras comunas? No hay peor ciego que quien no quiere ver.

.

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: