Publicado el 05.10.2020

Crisis migratoria

Nuestras autoridades y representantes parecen no percatarse, o en su defecto, no dar la importancia merecida a la próxima crisis migratoria que sufrirá Chile. Muestra clara de ello ha sido el ingreso irregular en las fronteras del norte, y donde muchos iquiqueños han demostrado su disconformidad a través de distintos cacerolazos por el poco resguardo que existe en el área limítrofe.

El problema no es que lleguen migrantes. Nuestra historia está llena de ellos y con grandes aportes que derivan de nuestra integración cultural. El problema es cómo se aborda el arribo ilegal en tiempos de covid y, por sobre todo, cómo se afrontará cuando las fronteras deban volver a la normalidad. Pero más importante aún, antes que se tome cualquier decisión al respecto, es preguntarnos si en los próximos 5 años estamos en condiciones para absorber una ola migratoria.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: