Coliseo

El coliseo chileno está hambriento. Las masas gritan y por medio de sus trending topic y poderosísimos hashtags claman por espectáculo. Algunos patricios se disfrazan de plebeyos para sentirse menos culpable de sus privilegios. La emperatriz Jiles no logra saciar su infinito apetito. Una cabeza, dos cabezas, ¡tres cabezas!, todas rodando por el piso. “¡Quiero más!”, exclama la auto promulgada “voz del pueblo”. Algunos para salvarse de la muerte, miran al público y les ruegan por sus misericordiosos likes. Solo así podrán estar presentes en el penoso espectáculo del día siguiente.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Loading...

Cargando ...

Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼