Cesantía y pandemia

El país venía sufriendo en materia de empleo desde octubre recién pasado, 350.000 personas perdieron sus empleos producto de los efectos de la violencia inusitada y desatada. Ahora, el panorama es aún más desolador. Según estudios de la Universidad de Chile, el Gran Santiago concentra un 15,6% de desempleo y para la ministra Zaldívar el país ascenderá a 10%, superando expectativas negativas.

Urge que el acuerdo económico y social vea pronto luz verde para paliar los efectos nocivos que tendrá esta pandemia. Cuando podamos ponernos de pie, será imprescindible potenciar la inversión y la creación de empleos; medidas en ese tenor -y no impuestos mágicos a los súper ricos- evitarán que más personas vean con riesgo la pérdida del bienestar alcanzado y retroceder desde la clase media a la pobreza. El empleo es la mejor política social.

.

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: