Caridad parte por casa

Conocidos son ya los reiterativos casos de incumplimiento de las medidas sanitarias o de sortear los obstáculos que la autoridad ha puesto para limitar desplazamiento. El control de esta pandemia depende en buena parte de la actitud que tomen los propios ciudadanos al momento de enfrentarla y no tan solo de la actividad que despliegue o no el poder ejecutivo. Es deber de cada persona colaborar con el cumplimiento de las medidas y no forzarlas, no solo por las sanciones que traerá aparejada esa conducta, sino para cuidarse a sí mismo y a los demás. La caridad parte por casa.

.

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: