Bomberos e incendios

La vocación de servicio se ha convertido en un slogan al que apela la mayoría de nuestros políticos para demostrar, o más bien aparentar, que su interés por llegar al Congreso se debe a su deseo de servir a los ciudadanos. Pero, ¿qué entendemos por vocación de servicio?
 
Bomberos es claro ejemplo de una organización basada en una real vocación de servicio. La institución, no estatal, funciona en base a la voluntariedad de sus miembros, quienes prestan un gran servicio a la comunidad sin mediar pago alguno.
 
A propósito de los incendios a lo largo del país, algunos hablan de crear un cuerpo de bomberos pagado, es decir, de burocratizarlos. Dicha idea parte del supuesto, arraigado en Chile, de que la vocación de servicio es sinónimo de servicio público, o mejor dicho estatal.
 
Sin embargo, Bomberos, a diferencia de entidades burocráticas del Estado con funcionarios pagados, no hacen paros y aplican altas exigencias a sus miembros, los cuales constantemente se capacitan para mejorar su accionar.
 
Si queremos apoyar a Bomberos, la solución no es convertirlos en una burocracia más, mejor fomentar la donación constante desde la sociedad civil. Si se quiere proponer apoyo desde el Estado, es decir, vía nuestros impuestos, que sea para que cuenten con mejores equipos. Porque ya tienen verdadera vocación de servicio.

.

Las opiniones expresadas en la presente columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación: