“A dos metros de ti”: Amor, tragedia y distanciamiento social en un hospital

“A dos metros de ti” es una película romántica adolescente, pero no es una típica entrega de este género. La historia de una chica aislada en un hospital esperando un transplante de pulmón deja un mensaje sobre la vida, el cuidado y la muerte toca más hebras hoy que al momento de su estreno en 2019.

La pandemia de Covid-19 ha cambiado -por ya casi dos años- nuestra forma de relacionarnos, socializar y comunicarnos. Muchos se resguardaron en la ficción y las plataformas de streaming se convirtieron en compañeros para noches de encierro y aislamiento. Es así que descubrí “A dos metros de ti”. Había escuchado de ella y el libro que la precedió un par de veces, pero su fama se tornó efímera y solo tenía una idea vaga sobre qué trataba. Curiosamente, en los primeros meses del encierro, me encontré con la historia de dos personajes que vivían (y habían crecido) en un estricto aislamiento social. Más allá de la trama de amor adolescente y los arquetipos que componen la historia, “A dos metros de ti” dramatiza la ardua espera de  Stella, una chica con fibrosis quística (FQ) por un transplante de pulmón, ya que sus órganos están funcionando al 30% de su capacidad.

Un argumento incómodamente vigente

Stella prácticamente vive en un hospital, es influencer y busca concientizar al mundo de lo que le ocurre a pacientes como ella. Y es que sus amigos, su mundo, su identidad se ha forjado en torno a su condición, y ha visto a cercanos fallecer producto de la FQ. Este contexto caracteriza al personaje y su relación con el mundo: está determinada a sobrevivir, y siente una fuerte responsabilidad por su tratamiento y su futuro, que en realidad depende de un donante a quien no conoce y que no sabe si llegará a tiempo.

El título es una referencia exacta a la situación que circunda a los protagonistas. Un día un chico llega a tratarse al hospital. Will Newman es otro paciente de FQ que se ha pegado una bacteria que eventualmente acabará con su vida. Como sus pulmones son tan vulnerables, Stella debe mantener una distancia de 5 pies (dos metros en español), de cualquier persona que pudiera contagiarla, y en este caso esa regla es estricta. Sin embargo, la chica nota que Will no parece seguir las reglas o su tratamiento médico, pese a que es su última esperanza para seguir vivo. Por lo anterior, ella lo insta a tratarse juntos, para asegurarse de que él tenga la oportunidad de sobrevivir y deshacerse de la bacteria que amenaza su futuro. Ambos generan una relación basada en el distanciamiento social, en la idea de que por mucho que quieran estar juntos, deberán siempre mantenerse apartados.

Este argumento es un crudo recordatorio de que hay quienes seguirán viviendo aislados y con limitaciones para la convivencia social mucho después de que el Covid-19 sea apaciguado globalmente. También, es la situación de haber estado encerrados y separados de nuestros seres queridos lo que provoca que esta película tenga un impacto mayor si la vemos hoy, en contraste con la fecha de su estreno. Y es que el tema de la pérdida de capacidad pulmonar es además uno de los efectos secundarios más dolorosos y permanentes de la pandemia del coronavirus.

En suma, son esos dos elementos, la enfermedad y el amor, las que hacen a esta obra un filme que llega a lo profundo del corazón y que, por su crudeza y emoción, prometen sacar lágrimas y sonrisas a quienes le den una oportunidad.

Una impactante historia real

Antes de leer la novela o ver la película, quizá es importante saber que la autora del libro original, Rachael Lippincott, basó al personaje principal de su obra en Claire Lucia Wineland, quien falleció en 2018 (a sus apenas 21 años) debido a complicaciones tras su transplante de pulmón. Claire fue una activista americana, autora y charlista TEDz que ganó reconocimiento por abogar por la situación de personas afectadas por la Fibrosis Quística y la influencia que tuvo en el personaje de Stella aflora en cada interacción.

Haley Lu Richardson y Cole Sprouse encarnan sus papeles con honestidad y encantan cada segundo que están en pantalla. Sin embargo, pese a que la relación adolescente es plena ficción -y mantiene la atención del espectador en cada minuto de la película-, “A dos metros de ti” dedica tiempo a concientizar, a emocionarnos y a hablar de temas incómodos, como la situación de niños que sufren de enfermedad y de la soledad que acompaña esto.

Disponible en Amazon.

Trailer aquí.

.

.

.

.

Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta publicación:

 

"La libertad no se pierde por
quienes se esmeran en atacarla, sino por quienes
no son capaces de defenderla"

Súmate a la FPP Dona Suscríbete

 
Loading...

Cargando ...

Escríbenos a través de Whatsapp
¡Chatea con nosotros! 👋🏼