Google+ Revalorar la sociedad civil | Fundación para el Progreso http://fppchile.org/es/feed/rdf/
Dona

Revalorar la sociedad civil

Encontrándonos ad portas de la elección presidencial, se echa de menos la discusión en torno a la importancia de la sociedad civil en nuestro país. Poco y nada se han referido los candidatos a este concepto, denominado por algunos como el “tercer sector”, cuando debería ser considerado el primero. Y es que resulta importante destacar la capacidad de la sociedad civil de conformarse de manera voluntaria e independiente, en torno a los más variados intereses y causas, más allá de las fronteras del Estado y del mercado.

Una sociedad civil activa y robusta es un elemento esencial en el progreso de un país, ya que permite potenciar el total desarrollo de las capacidades de los individuos. Esta muchas veces se desempeña o responde de una mejor manera que el Estado ante los diferentes desafíos y problemáticas que nos afectan como país. Un ejemplo claro de ello, es la gran capacidad que tenemos los chilenos de ayudarnos mutuamente ante los diferentes desastres naturales que hemos vivido en el último tiempo.

Conjuntamente, la sociedad civil puede constituirse como un contrapeso efectivo al poder del Estado, al ser la mejor instancia donde los ciudadanos son capaces de proteger sus propias libertades, haciendo posible, en muchos casos, frenar las malas decisiones de los gobiernos.

“Una sociedad civil activa y robusta es un elemento esencial en el progreso de un país, ya que permite potenciar el total desarrollo de las capacidades de los individuos.”

En nuestro país existen 234.502 organizaciones de la sociedad civil, número considerable que incluso nos posiciona por sobre Estados Unidos y Australia, países que cuentan larga trayectoria asociativa. Esto es lo que muestra el reciente estudio publicado por el Centro de Políticas UC y la Fundación Chile + Hoy que, además, evidencia un positivo escenario en cuanto éstas se distribuyen de manera descentralizada a lo largo del país, a diferencia de la propia estructura estatal chilena.

El informe señala que estas asociaciones son relativamente “jóvenes” gracias a una amplia expansión sufrida particularmente en los últimos años. Además, se manifiesta que éstas contribuyen al desarrollo integral de nuestro país, son altamente valoradas por los chilenos, se desempeñan en los más variados rubros -como educación, recreación e investigación y cultura-, y aportan considerablemente a la economía nacional.

Particularmente la región de Antofagasta ostenta 12,8 organizaciones por cada mil habitantes, ubicándose dentro del promedio de nuestro país. Es de esperar que los antofagastinos tomen conciencia de los enormes beneficios que una sociedad civil dinámica y robusta genera. Es de suma importancia poner todos los esfuerzos en seguir desarrollando estas iniciativas, en vez de seguir esperando soluciones provenientes del gobierno central, que la mayoría de las veces al desconocer la realidad local se tornan ineficientes, costosas y poco producentes.

Las opiniones expresadas en la presente columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta noticia:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *