Google+ El reto del nuevo Gobierno en Biobío | Fundación para el Progreso "/> http://fppchile.org/es/feed/rdf/
Dona

El reto del nuevo Gobierno en Biobío

El cambio de mando conllevará una modificación relevante a nivel de intendencias en diversas regiones del país. Uno de los desafíos que tendrá el nuevo gobierno regional, a cargo de Jorge Ulloa, tiene relación con dar cumplimiento a lo trazado por Sebastián Piñera, en cuanto a convertir a la Región del Biobío en un foco de desarrollo industrial y tecnológico.

Otro de los desafíos claves de la nueva administración será el impulsar mayores niveles de conectividad regional, a través de proyectos emblemáticos como el Puente Industrial.

Un reto adicional será enfrentar la creciente congestión vehicular que afecta al gran Concepción. Esto no solo se relaciona con evitar problemas como los que vive Santiago en diversos puntos de su eje urbano, sino que con fortalecer la calidad de vida que aún mantiene la Región del Biobío, tal como ha quedado demostrado en los diversos índices de calidad de vida urbana.

Generar mejores y mayores niveles de conectividad, mediante mejoras en la infraestructura, no solo permitirá mejoras los estándares en cuanto a calidad de vida de los habitantes, sino que facilitará el acceso de inversiones y capital humano a la Región que permitirán aumentar sus niveles de competitividad a nivel nacional. Es decir, la zona se puede hacer más competitiva no solo en términos productivos sino en cuanto a calidad de vida.

Por otro lado, una tarea esencial del nuevo Gobierno Regional será fortalecer los puentes entre el mundo privado y estatal para impulsar a la región como un foco indiscutido de desarrollo tecnológico. En ese sentido, la construcción del Parque Científico y Tecnológico (PACYT) podría marcar un hito importante.

El proyecto, impulsado por el Gobierno Regional del Biobío y la Universidad de Concepción, se comenzará a construir en los próximos años y podría colocar a la Región en la vanguardia de la innovación tecnológica a nivel latinoamericano. Pero además, podría ser un foco de inversiones, empleos y desarrollo técnico nunca antes visto en Chile, que marque un reimpulso notable de la actividad económica e industrial regional.

Otro desafío clave, considerando el proceso de desarrollo proyectado para Biobío, será el abordar de manera adecuada la entrada en vigencia de la ley que dará el estatus de región a la actual provincia de Ñuble. El proceso de instalación e implementación de la Región de Ñuble será por lejos el desafío político más importante para las autoridades del Biobío, sobre todo considerando que Jorge Ulloa se oponía a la creación de dicha región. Pero en política, cualquier cosa puede pasar.

 

Las opiniones expresadas en la presente columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta noticia:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *