Google+ El avance de los autoritarismos y la "democracia en retirada" | Fundación para el Progreso "/> http://fppchile.org/es/feed/rdf/
Dona

El avance de los autoritarismos y la “democracia en retirada”

Las 6 claves para entender los resultados del informe de Freedom House 2019

Freedom House es un think tank de alcance mundial, con una historia de casi 70 años, que promueve y defiende la democracia y los derechos humanos, sin importar dónde[1].  Recientemente publicó su versión 2019 del reporte  Freedom in the World. ¿Qué mide este estudio?, la “libertad” de los ciudadanos en el mundo, a través de elementos como, el análisis de procesos electorales, pluralismo político / participación política; libertades civiles, solidez institucional de los gobiernos; libertad de expresión, de prensa y de pensamiento/credo; imperio de la ley; Libertad de asociación; respeto a los derechos humanos, a los derechos individuales y a la autodeterminación de las personas. Sobre esto, estima si las personas en un país son libres, parcialmente libres o no libres[2].

Según nuestra conceptualización, se pueden identificar al menos cinco megatendencias o fenómenos trascendentales para describir el mundo de hoy: (1) la transformación y difusión del poder; (2) las presiones sobre el orden liberal global; (3) la disrupción; (4) el auge de las máquinas y, por último, (5) los súperhumanos[3]. Todas ellas conforman un escenario principalmente caracterizado por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad[4], que provocan miedo, tensiones y la búsqueda de nuevas oportunidades en las sociedades modernas.

“la claridad sobre la expansión de la democracia se ha desvanecido en los tiempos recientes.”

El segundo punto de este panorama —las presiones sobre orden liberal global— se ha convertido, cada vez más, en un asunto de especial importancia y preocupación durante los últimos años, y es el elemento central que analiza el reporte Freedom in the World, en su edición 2019, de Freedom House. Se pensaba que tras la caída del Muro de Berlín y el derrumbe de la URSS la democracia liberal, la economía abierta, el Estado de derecho, el pluralismo y la libertad, entre otros fundamentos de la sociedad libre, habían iniciado una imparable marcha hacia su expansión y consolidación definitiva. De hecho, entre 1988 y 2005 el número de países “carentes de libertad” cayó 14 puntos porcentuales (de 37% a 23%)[5]. Lamentablemente, la tendencia se ha revertido y la claridad sobre la expansión de la democracia se ha desvanecido en los tiempos recientes.

Hoy las democracias liberales están siendo presionadas, e incluso torpedeadas, por fuerzas iliberales; por los populismos, los nacionalismos o expresiones de xenofobia. También la libertad de expresión y el pensamiento crítico están siendo amenazados, sea por la corrección política, la acción directa de la censura oficial o por fundamentalismos ideológicos. El terrorismo, el crimen organizado y la corrupción, así como regímenes autoritarios, están influyendo negativamente y minando la sociedad libre con sus acciones y narrativas.

Los registros de Freedom House muestran, precisamente, 13 años de declive de la democracia en el mundo. Este análisis ofrece, en seis puntos, una vista rápida de qué está pasando.

 

Seis hallazgos críticos

1- La democracia está en retirada

A fines de la Guerra Fría, el número de personas que vivía en sociedades «no libres» superaba a la proporción correspondiente en democracias plenas por alrededor de 2%. Este número descendió hasta 2005. Luego el escenario pareció mejorar en términos de mayor libertad y calidad de vida para las personas en todo el mundo.

Desafortunadamente, en los últimos 13 años las democracias plenas han retrocedido, empujadas por factores tanto globales como internos[6]. En promedio, cada macroregión representada en la metodología de estudio[7], a excepción de Asia Pacífico, tiene un puntaje de libertad y derechos civiles más bajo que en 2005. ¿Qué está pasando en el mundo? Un motivo posible es el aumento de la incertidumbre local, debido a elementos como, por ejemplo, el declive económico-político. Esto ha llevado a ciertos países a acudir a figuras fuertes y con mayor control, que desmantelan instituciones de manera progresiva. Freedom House mira con preocupación naciones en el mundo como: Brasil (por la llegada de Bolsonaro a la presidencia); Camboya (por los ataques y represión de la oposición por parte del presidente Hun Sen); China (por su aumento de medidas represivas). También están Camerún, Iraq, Polonia, Armenia, Sri Lanka y Tanzania[8].

2- Al autoritarismo gana terreno

Hoy aún hay dictaduras, autoritarismos y totalitarismos internacionalmente reconocidos (y poderosos). El retroceso de la democracia y de la presión internacional les ha permitido avanzar en la instalación de medidas que atentan contra el Estado de derecho, la libertad de expresión y los derechos de sus ciudadanos. Incluso les ha facilitado la tarea de aumentar el control y la represión sobre sus habitantes. ¿Lo peor de lo peor? Siria, Sudán del Sur, Eritrea, Turkmenistán, Corea del Norte, Guinea Ecuatorial y Arabia Saudita, entre otros.[9]

Los gobiernos autoritarios han comenzado a implementar medidas como la adulteración de las elecciones y la modificación de los periodos eleccionarios, la persecución y criminalización de los grupos contrarios (de oposición) al gobierno; el hostigamiento, secuestro, solicitudes de extradición y asesinato de los disidentes o la persecución a minorías étnicas y religiosas, como el caso de los Uigurs en China o de los Rohingya en Myanmar. Esto sin contar las diásporas que han abandonado sus países por razones políticas o, simplemente, por la falta de infraestructura, de seguridad o de condiciones mínimas para la vida en sus países de origen. Es el caso de Venezuela[10].

Un elemento que marca una profunda diferencia con regímenes represivos del pasado es la instalación de mecanismos para consolidar los autoritarismos digitales. Un ejemplo de esto es China, que utiliza herramientas como la inteligencia artificial, el monitoreo de redes, el reconocimiento facial y el gamification[11], como es el caso del crédito social para controlar a su población[12]. El peligro es la posible exportación de dichas herramientas al resto del mundo. Rusia también ha avanzado en la censurar en internet y en la criminalización de la difusión de ciertos contenidos. Incluso se ha planteado cerrar el acceso para mantener a su población alejada de la red mundial y de su influencia cultural de manera temporal[13].

Además, países que habían alcanzado ciertos niveles de desarrollo democrático tras el fin de la Guerra Fría, han caído en procesos como el ascenso de fuerzas iliberales o populistas, el quiebre de las instituciones o el aumento descontrolado de la corrupción[14].

3- Para algunos países, el escenario está mejorando

En países con una institucionalidad inestable, el auge de ciertos actores y movimientos sociales están presionando a los regímenes autoritarios o iliberales a entregar medidas que aumenten los derechos y la libertad de sus ciudadanos. Freedom House destaca el caso de Malasia, Armenia, Etiopía, Angola, y Ecuador, aunque explica que 2/3 de los países que han mejorado sus condiciones democráticas desde el fin de la Guerra Fría han mantenido o mejorado su calidad institucional.

Uno de los cambios más importantes es la presión que la ciudadanía ha hecho para que sus gobiernos transparenten su información, mejoren la calidad de vida de su población y reduzcan sus prácticas autoritarias. Si bien este cambio aún es frágil, estas medidas demuestran que el siglo XXI no solo tiene amenazas, sino también oportunidades[15].

El caso de Ecuador es particularmente interesante, ya que su presidente Lenin Moreno, rompiendo con el legado de su antecesor Rafael Correa, ha ejecutado medidas que van directamente orientadas a mejorar el ejercicio democrático y la participación política, la calidad de vida de los ciudadanos o la disminución de la corrupción. El mismo Mario Vargas Llosa, escritor e intelectual conocido por su activismo por la democracia, considera al líder ecuatoriano promotor de una “democracia renovada” y del levantamiento de ciertas restricciones a la libertad de prensa en el país. Sin embargo, la acción clave es abolir la Ley de Comunicación que limita las críticas de la oposición al gobierno[16].

 

4- Donde la libertad es más fuerte, las cosas se tambalean

“se percibe un sentimiento de descontento ante una “promesa incumplida”; se cree que las democracias le han fallado a los ciudadanos.”

.Los referentes de la democracia liberal, Norteamérica y Europa, están viviendo un periodo complicado de pérdida de confianza en las instituciones y proliferación de movimientos que cuestionan el sistema político vigente.
Pese a que estas regiones siguen liderando en términos de libertad, y aseguran una buena calidad de vida para sus habitantes, se percibe un sentimiento de descontento ante una “promesa incumplida”; se cree que las democracias le han fallado a los ciudadanos. Así, acaban estas sociedades cayendo a merced de movimientos populistas o iliberales que prometen responder a las demandas. Las crisis migratorias, los nacionalismos, la demanda por seguridad y cambios estructurales presionan además la estabilidad. En particular, la democracia en Estados Unidos, según destaca el presidente de Freedom House, Michael Abramowitz, está bajo ataque, y su institucionalidad y confianza han decaído considerablemente en los últimos años, quedando atrás de otros países con democracias consolidadas, como Francia, Japón o Alemania[17].

Más allá de dicho caso particular, el auge del iliberalismo puede provocar la desintegración o erosión de instituciones fundamentales. Freedom House destaca los periodos y procesos electorales, la libertad de expresión, la seguridad y estabilidad o los derechos de los migrantes y minorías étnicas.

En cuanto a valores fundamentales, el reporte asegura que la libertad de expresión es uno de los elementos más amenazados a nivel mundial, bajando consecutivamente en los últimos 13 años. En esto han influido el retroceso de la libertad de prensa y la persecución de periodistas que hablan en contra de los gobiernos. Sin embargo, en países occidentales, la pérdida de libertad también se asocia al ascenso de líderes que atacan directamente a la prensa; y de periodistas que, irresponsablemente, manipulan información y polarizan el escenario político. Según Freedom House, el término fake news ha sido utilizado como herramienta por dichos líderes para contrarrestar críticas a sus administraciones. Esta actitud hostil hacia la prensa también ha tenido otras consecuencias nocivas, ya que motivan a otros líderes autoritarios a imitarlas.

 

5- En Latinoamérica preocupan los gobiernos autoritarios y la inestabilidad

La situación de Nicaragua y Venezuelaen especial la crisis migratoria y la represión interna— son los los focos principales de Freedom House al referirse a la región. El ataque directo a los manifestantes de la oposición por parte del presidente Daniel Ortega no ha recibido la misma cantidad exposición y crítica internacional que Venezuela, hoy sumida en una de las crisis más profundas de su historia. Ambos procesos han provocado movimientos migratorios y empujado a los países vecinos a preocuparse y a tomar medidas al respecto. Por ejemplo, en las fronteras de Colombia, Ecuador y Brasil han escalado la violencia y la xenofobia, mientras los grupos guerrilleros y narcoterroristas han encontrado un vacío para operar.

También preocupa el ascenso de figuras que pueden convertirse en líderes iliberales, como Andrés Manuel Lopez Obrador (AMLO) en México o Jair Bolsonaro en Brasil[18]. En el caso del segundo, su campaña fue especialmente violenta en términos políticos y llegó a una población desilusionada por la corrupción y la actitud de sus antecesores.
Ecuador, como se destacó anteriormente, es una de las grandes sorpresas del año, siendo uno de los países que más avanzaron en asegurar la libertad de sus ciudadanos[19].

 

6- El liderazgo es necesario para preservar y alcanzar la libertad de los ciudadanos

Las democracias más importantes están fallando en sus esfuerzos por preservar la libertad. De hecho, en algunos casos están remando en la dirección opuesta. La libertad, la democracia, la dignidad, los derechos de las personas y el pensamiento crítico no se defienden por sí mismos. Se requieren actores que promuevan los valores fundamentales de las sociedades libres. Algunas de las recomendaciones de Freedom House son: (1) defender los derechos de los ciudadanos en las democracias estables; (2) disminuir los espacios de corrupción y de influencia autoritaria; (3) invertir en educación cívica; (4) proteger la libertad de prensa, de expresión y a los disidentes, entre otros. Además, Freedom House llama al mundo privado a (5) defender los Derechos Humanos, y a (6) crear herramientas para ayudar a los usuarios en China a tener mayor libertad digital[20].

 

Comentarios finales: el rol de los líderes, los medios y la sociedad civil

 

La libertad y las instituciones de la sociedad libre necesitan de una cultura afín, que las promuevan, sostengan y defiendan. Los retrocesos en la democracia son la consecuencia de múltiples factores no siempre fáciles de enfrentar, pero los líderes, los medios y la sociedad civil tienen un rol muy importante que cumplir por sus respectivos potenciales de influencia. Esto, debido a que logran educar y concientizar a la sociedad sobre el estado actual de la libertad en el mundo.

“Hoy más que nunca es necesario que los líderes sean en sus espacios voces que contrarresten la influencia de los actores autoritarios”

Hoy más que nunca es necesario que los líderes, cualquiera sea su perfil y función —intelectuales públicos, líderes de opinión, tomadores de decisiones, emprendedores y figuras sociales— sean en sus espacios voces que contrarresten la influencia de los actores autoritarios y de los representantes de corrientes iliberales. Esto requiere de compromiso y responsabilidad y, especialmente, de resistencia a las tentaciones populistas, demagógicas y antidemocráticas.

Los medios deben tomar una posición más activa de defensa de la democracia y evitar contribuir, voluntaria o involuntariamente, a la polarización. También deben ser muy cuidadosos con la información y sus efectos y con los desafíos que ponen novedades como las noticias falsas, que se hacen virales con facilidad y tienen muchas veces un impacto muy peligroso.

La sociedad civil es un pilar fundamental de la democracia liberal y tiene un papel con grandes posibilidades de éxito en la promoción de la democracia y de liderazgos positivos. Los think tanks, en específico, pueden y deben colaborar en la capacitación y formación de esos líderes, fomentando en ellos los valores de la libertad y, sobre todo, la dignidad de las personas. También, pueden ofrecer análisis y propuestas independientes de los intereses de organismos gubernamentales o de ciertos actores que participan en el escenario político. Todo esto demanda recursos financieros, humanos e intelectuales muy significativos que requieren apoyo, especialmente desde el mundo de la filantropía.

Los tiempos que corren presentan amenazas, pero también grandes oportunidades. En lo que respecta a países libres, las oportunidades recaen, sobre todo en una mayor exigencia de los ciudadanos por transparencia y rendición de cuentas hacia sus líderes y en el surgimiento de instituciones y una cultura que refuerce la solidez de dichos sistemas. En ese sentido, es importante entender que los derechos y la prosperidad que se ha alcanzado (en términos de soluciones y calidad de vida) no están asegurados y son los ciudadanos quienes deben resguardarlos y protegerlos. La llegada de líderes populistas es un síntoma de los ciudadanos están dejando de valorar esa libertad.

También existe una oportunidad inédita para que surjan líderes disruptivos y dispuestos a generar cambios en su entorno.

La cooperación y denuncia internacional hacia los abusos es tanto un desafío como una oportunidad, pues fortalecer las democracias es necesario para asegurar el respeto a los derechos humanos a escala internacional.

Ejemplos como Ecuador, Angola, Malasia o Etiopía son claves para entender que, pese a la tendencia mundial, líderes responsables y sólidos pueden lograr cambios internos, y que la sociedad civil tiene poder para cambiar las cosas.

En resumen, para aprovechar las oportunidades se requiere de creatividad, ingenio y conciencia del valor de la democracia para lograr la mayor prosperidad, que es la acumulación de soluciones para la vida humana en un entorno de paz.

.

Bibliografía:

 

[1] Freedom House, (2019), consultado el 1 de abril, disponible en https://freedomhouse.org/our-work

[2] Freedom House, “Metodología del reporte”consultado el 1 de abril, disponible en https://freedomhouse.org/report/methodology-freedom-world-2019

[3] Estrategia y Asuntos Globales ha desarrollado un marco conceptual que propone estas cinco fuerzas como tendencias importantes de la actualidad.

[4] La popular denominación VUCA recoge los términos volatility, uncertainty, complexity y ambiguity.

[5] Freedom in the World 2019 Map, consultado el 1 de abril, disponible en https://freedomhouse.org/report/freedom-world/freedom-world-2019/map

[6] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 4.

[7] Freedom House, “Metodología del reporte”consultado el 1 de abril, disponible en https://freedomhouse.org/report/methodology-freedom-world-2019

[8] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 15

[9] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 15

[10] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 5-6.

[11] Dicho de crear plataformas que se comporten como juegos para aumentar la afinidad de los usuarios.

[12] Hannig, S., (2019) “Distopía Digital: Cuatro herramientas que China usa para controlar a su población”, Fundación para el Progreso. Recopilado el 1 de abril de 2019, disponible en: http://fppchile.org/es/distopia-digital-cuatro-herramientas-que-china-usa-para-controlar-a-su-poblacion/

[13] The Telegraph (2019), “Russia to disconnect its internet from rest of the world temporarily”, Recopilado el 1 de abril de 2019, disponible en: https://www.telegraph.co.uk/news/2019/02/11/russia-planning-test-disconnect-internet-world-wide-web/

[14] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 6

[15] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 7-8.

[16] Europa Press (2018); Mario Vargas Llosa elogia la democracia renovada de Lenin Moreno. Recopilado el 1 de abril de 2019, disponible en: https://www.europapress.es/internacional/noticia-vargas-llosa-elogia-democracia-renovada-ecuador-lenin-moreno-20181112233651.html

[17] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 17-24.

[18] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 9

[19] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 10.

[20] Freedom House, (2019) “Freedom of the World 2019: Democracy in retreat”, Washington D.C., EEUU. Pp. 25-27.

Las opiniones expresadas en la presente columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan las de Fundación para el Progreso, ni las de su Directorio, Senior Fellows u otros miembros.


Comparte esta noticia:

Agregar un comentario